Menú
Iyengar Yoga: qué es y para qué sirve
Iyengar Yoga: qué es y para qué sirve
PAZ INTERIOR

Iyengar Yoga: qué es y para qué sirve

El Iyengar yoga es una antigua práctica que aporta salud física y paz interior mediante posiciones que corrigen tu postura.

Cahora Prolongo

El yoga es la doctrina filosófica procedente del hindú que busca, mediante un conjunto de técnicas de concentración y posturas, el control físico y mental. Principalmente la meta es el estado de perfección espiritual, pero además tiene múltiples beneficios como la pérdida de peso, el alivio de tensiones y contracturas, y el aumento de energía. Desde el inicio de su enseñanza, el yoga ha creado una gran variedad de corrientes que hoy en día se difunden en muchos lugares del mundo. Una de ellas, es el Iyengar yoga.

El Iyengar yoga corrige la postura de la columna vertebralEl Iyengar yoga corrige la postura de la columna vertebral

Esta modalidad surge cuando un adolescente enfermo, Iyengar, busca fortalecerse para sanarse mediante el uso terapéutico de posturas y respiración. Con el paso del tiempo y la práctica diaria amplia su conocimiento de la anatomía y el enfoque terapéutico. Se trata de un estilo que proviene de una sub modalidad denominada Hatha Yoga (el yoga físico), que popularmente se conoce como "muebles de yoga" porque su práctica implica la utilización de muebles que se convierten en ayudantes para realizar determinadas posturas. Los beneficios de esta variante son múltiples, pero principalmente mejora la salud debido a la estricta alineación de la postura correcta. En las sesiones se buscan las necesidades y peculiaridades de cada cuerpo para una mayor efectividad de los ejercicios, aumentando la fuerza, la flexibilidad, el conocimiento del cuerpo y la paz interior. El yoga Iyengar busca corregir y mantener la alineación correcta del cuerpo por ello, una de sus ventajas principales es corregir y mejorar la postura.

Tres aspectos esenciales

Para esta modalidad como consecuencia hay tres aspectos principales en los que se centra: la alineación, la secuencia y el tiempo. La alineación implica, como hemos dicho, la postura correcta del cuerpo, siempre y cuando se respeten los límites del mismo. Para llevarlo a cabo de la mejor manera se recomienda el uso de accesorios, en su mayoría muebles, para que las personas que se inician no sufran lesiones. La secuencia es uno de los aspectos más importantes, ya que de ello depende una progresión segura y estructurada de cada una de las posturas que compone el Iyengar Yoga, y por ello del equilibrio físico y emocional. La periodicidad va acorde a cada tipo de persona, por ello, lo mejor es acercarse a un centro que lo imparta y te aconseje cuantos días necesitas semanalmente para notar una mejoría.

Los muebles son imprescindibles para la iniciaciónLos muebles son imprescindibles para la iniciación

Iyengar yoga fue pionero en el uso de accesorios como cojines, bancos y bloques que funcionan como ayuda para los principiantes en este yoga. Además su utilización es de lo más aconsejables para las personas mayores, lesionados o enfermos para que se realice de la mejor manera. A diferencia de muchos otros tipos de yoga en los que se promueve la búsqueda de "tu propio camino", en las sesiones de Iyengar la corrección de errores y la precisión en palabras son clave para su correcta realización.

Por último, la sincronización es de vital importancia dado a los largos tiempo empleados en las posturas, con ello se intensifica la profundidad de la fuerza y se desarrolla antes la flexibilidad. Los beneficios son muchos abarcando aspectos de la salud y la mente. En lo que se refiere a la forma física, aumenta la fuerza y tonifica los músculos, además de ser un calmante natural de dolores localizados en zonas del cuerpo muy exactas.

Lo pueden practicar personas de todas las edadesLo pueden practicar personas de todas las edades

Para todos los públicos

El Iyengar yoga puede ser practicada por cualquier persona. Es un estilo que se puede llevar a cabo en personas de todas las edades en la que el creador lo define como "el cese de las fluctuaciones de la mente". Tras el estudio de la conciencia humana desarrolla ocho pasos que se deben alcanzar para conseguir la paz interior: el yama (principios éticos), el niyama (disciplinas de conducta), asana (posturas), pranayama (técnicas de respiración), pratyahara (orientación de los sentidos hacia el interior), dharana (concentración), dhyana (meditación) y samadh (estado superior de la conciencia). El yoga pone en práctica todas estas claves mediante la práctica regular de tres aspectos fundamentalmente; asana, pranayama y pratyahara.

Los medios materiales para llevar a cabo el yoga y alcanzar el objetivo de la transformación de la mente son el cuerpo y la técnica que implica una actitud de observación constante. Las diferentes posturas que se llevan a cabo combinan tres facetas, la percepción, la acción y la pasividad, que unidas confieren la auténtica dimensión espiritual. Los beneficios mentales del yoga incluyen la concentración, la estabilidad emocional, la paz, el auto reconocimiento y el desarrollo integral y progresivo de mente y cuerpo.

Tonifica tus músculos y encuentra la paz interiorTonifica tus músculos y encuentra la paz interior

Beneficios físicos y espirituales

En cuánto a los beneficios físicos, fortalece al tonificar el cuerpo, aporta resistencia, flexibilidad, una correcta postura, energía, salud y por último la mejora de la circulación sanguínea. Es necesario tener en cuenta que debido a la existencia de posturas específicas para dolores comunes, es una recomendación natural para tratarlos. En los enfermos se nota cierta mejoría. Los beneficios espirituales también están presentes, aporta sabiduría, libertad, integración, descanso mayor y calma.

Es de las variantes más completas. De por sí, el yoga es una gran opción que cualquier persona puede practicar para aliviar dolores musculares, el cansancio o el estrés del día a día. Gracias a la creación de posturas para problemas propios, y su alto fortalecimiento, es una gran opción para las personas que van al gimnasio y buscan otra alternativa. Se trata de una opción que aporta beneficios en muchos sentidos, tanto mentales como físicos, y que podría practicarse un amplio período de tiempo sin que resulte dañino o cansado. Además el Iyengar Yoga es una recomendación muy apropiada para las es una personas que tienen problemas emocionales como ansiedad y depresión, pues al fin y al cabo, la búsqueda principal es la misma que la de el yoga corriente, la paz interior. Por ello, muchos psicólogos y psiquiatras lo recomiendan, para las personas que no confían en los químicos, y que prefieren otras alternativas. Las mejoras tanto físicas como mentales no tardan en aparecer, al cabo de dos semanas son los aspectos mentales los que empiezan a aparecer, sensaciones de tranquilidad y paz, y posteriormente, pasado un mes se empiezan a fortalecer y tonificar los músculos.

Artículos recomendados