Menú
Calorías de la leche: las mejores y las peores
Calorías de la leche: las mejores y las peores
HAY MUCHÍSIMA VARIEDAD

Calorías de la leche: las mejores y las peores

Escoger la leche que tiene menos calorías se convierte en una auténtica aventura para descubrir entre mitos y publicidades engañosas.

Cahora Prolongo

Los mitos de las calorías que tiene la leche son múltiples, entre ellos que los lácteos es uno de los alimentos que más grasa tiene y por tanto más engorda. Pero se trata de ¿un mito cierto? o de ¿una simple invención? Engorde o no, la leche es un elemento tradicional y fuente principal de calcio que debemos tener en cuenta para nuestra salud. Lo más normal es que tú médico te haya explicado la importancia de tomarse un vaso de leche al día. Pero la gran pregunta del millón es saber cuál es la leche que tiene menos calorías. Conocer esta información en ocasiones se convierte en un auténtico calvario por la gran cantidad de mentiras que se han convertido ya en la enseñanza de generaciones, pero aquí te contamos cuál es la verdad y cuál es el gran mito.

Una de las grandes aclaraciones es que las calorías son la energía que aportan los alimentos a nuestro organismo, por ello las calorías por sí solas no son un factor de riesgo para subir de peso. Se convierte en un problema cuando la cantidad de grasas consumida supera a la cantidad gastada. La mejor solución es conocer el valor calórico de los alimentos que se consumen. De esta manera, a la hora de cocinar o tomar un tentempié el nivel de grasas te dirá si puedes o no permitírtelo. En base a esta cantidad, se realizan una gran cantidad de dietas, cuya base no son recetas de comidas sino una tabla de cantidades que puedes tomar al día, y que no debes sobrepasar.

La leche entera es la peor elección

Comenzamos hablando la leche propiamente dicha, proveniente del animal. Cuando hablamos de leche animal debemos tener en cuenta que tiene una proteína denominada caseína que tiene la capacidad de saciar el hambre. Pero también tiene desventajas, como que la lactosa causa gases y en ocasiones, tener el estómago infamado. La leche que más engorda es sin lugar a dudas la denominada leche entera. Un vaso de leche entera equivale a 58 calorías, lo que supone una cifra demasiado alta que no es adecuada para las personas que buscan bajar de peso. Esta suele ser la elección más correcta para los niño hasta la madurez de edad, o para las personas que realizan un alto rendimiento de actividad física. El problema de esta leche es que contiene mucha grasa mala y es muy difícil para el cuerpo de digerir.

La lactosa da gasesLa lactosa da gases

Las leches más saludables son la semidesnatada con 46 calorías por vaso y la desnatada con 32. Por ello sobre todo la desnatada, se convierte en el mejor aliado si lo que buscas es bajar de peso pero no puedes resistirte. El peor error que se puede cometer es beber leche con chocolate, que aunque se trate de una de las dos últimas, es una auténtica de una bomba calórica que es difícil de quemar. La desventaja de esta leche, es que es difícil de digerir, aunque contenga pocas calorías, y en ocasiones puede propiciar que te sientas hinchado.

Los recientes lácteos no provenientes del animal son más calóricas que las anteriores pero menos que la leche entera. Pero si estás pensando en hacerte vegano, nuestra recomendación es la leche de almendras que se posiciona como la leche que menos calorías contiene, con 17 calorías por vaso. Le sigue la leche de arroz con 49 calorías equivalentes a un vaso, y la de soja con 52 calorías. El inconveniente en el caso de las leches provenientes de los vegetales es que las proteínas que contienen no sacian al apetito. Pero las ventajas son múltiples, un amplio contenido de fibra y suelen contener por regla general muy pocas cantidades de azúcar.

¿La leche sin lactosa engorda?

Uno de los grandes mitos que desmontamos es que la leche sin lactosa no engorda. Es un grave error pensarlo. Un vaso de leche sin lactosa equivale a, dependiendo de la marca, entre 28 y 34 calorías aproximadamente. Si es cierto que hay unas marcas que ofrecen una mínima cantidad de grasa, pero no son mejores que la leche de almendras por ejemplo. Su mejor elección es la desnatada, y la ventaja que es una de las recomendaciones por su fácil digestión, de ahí que sea la elección principal para los intolerantes a la lactosa.

La mejor opción es la leche de almendrasLa mejor opción es la leche de almendras

La leche entera es la que más engorda y menos beneficiosa es, y la leche de almendras la mejor opción para bajar de peso de la mejor manera con su fácil digestión y el alto contenido en fibra. Si prefieres otro sabor porque no te convence, te recomendamos la que pruebes la leche sin lactosa desnatada por su fácil digestión. Pero si finalmente decides que el sabor se aleja mucho de lo que solías tomar de pequeño, nuestro consejo es la leche desnatada.

Lo que hay que tener en cuenta siempre es que todos los alimentos deben ser ingeridos en las cantidades adecuadas. Es decir, la leche tiene muchos beneficios, pero también muchas cosas negativas a largo plazo, que si excedes por el consumo abundante de cantidades, puede ser del todo negativo para la salud. Lo cierto, es que al hablar de lácteo propiamente dicho, las desventajas salen a relucir. Debido a las pésimas condiciones de los animales en las fábricas, y los elementos químicos que se añaden, se convierte en un alimento que se recomienda cada vez menos a la edad adulta. Por ello, muchos son los médicos que a la hora de hablar de este bien desaconsejan su uso diario.

La leche de almendras es la más beneficiosa

En cierto modo, se trata de un alimento que la población se niega a abandonar. Nuestra apuesta futura es la leche de almendra, además de sus pocas calorías, es una leche que no contiene ni gluten, ni lactosa, ni colesterol. Debido a su componente principal, las almendras, tiene un alto contenido en vitaminas y en un antioxidante que previene el cáncer. Se trata de un alimento que favorece al colón ayudando a absorber azúcares y controlando el nivel de colesterol. Una gran opción que debemos contemplar por sus beneficios a nivel de salud, y su escaso nivel de grasas.

Artículos recomendados