Menú
Qué tomar para la retención de líquidos
Qué tomar para la retención de líquidos
EDEMAS

Qué tomar para la retención de líquidos

La retención de líquidos o edema se produce por diversas causas, pero sigue leyendo y descubre como combatirla.

BEKIA

El agua es el elemento más abundante del organismo. En una persona recién nacida puede suponer hasta el 75% de su peso corporal y en los adultos entre el 50 y 60%, siendo mayor en el caso de los hombres. El agua se encuentra distribuida en diferentes zonas del cuerpo humano. Por una parte está el líquido intracelular que es el que se encuentra en el interior de las células, y por otra el líquido extracelular, que se encuentra fuera de las células y que a su vez puede dividirse entre líquido intersticial, que es el que baña las células y el plasma que es líquido y forma parte de la sangre.

El cuerpo posee diferentes sistemas que regulan y mantienen el equilibrio de los niveles de agua y solutos en los diferentes compartimentos, pero cuando se rompe este equilibrio se da lo que conocemos como retención de líquidos. Es más común en mujeres que en hombres y como consecuencia se producen edemas, un aumento anormal del volumen de líquido intersticial.

Es recomendable beber mucha agua ya que es el elemento más abundante de nuestro organismoEs recomendable beber mucha agua ya que es el elemento más abundante de nuestro organismo

¿Cuáles son los síntomas de la retención de líquidos?

La retención de líquidos puede presentarse de tres maneras diferentes:

  • Edema local. Aparece en una parte localizada del cuerpo, generalmente en los párpados o en los tobillos. La piel aparece estirada o brillante y al presionarla con el dedo queda marcada por una huella que va desapareciendo poco a poco. Son muy comunes en épocas de verano con las altas temperaturas.
  • Edema regional: Aparece en una extremidad
  • Edema general: Afecta a todo el cuerpo

La retención de líquidos provoca edemas en diferentes partes del cuerpoLa retención de líquidos provoca edemas en diferentes partes del cuerpo

¿Por qué se produce la retención de líquidos?

Las causas de la retención de líquidos pueden ser muchas:

  • No estar suficientemente hidratado
  • Llevar una mala alimentación basada en alimentos ricos en sal.
  • Seguir un estilo de vida sedentario o pasar demasiadas horas de pie o sentado
  • Cambios hormonales como el embarazo o la ovulación. Durante el periodo de embarazo se producen muchos cambios hormonales que pueden causar retención de líquidos.
  • Consumo de determinados medicamentos como estrógenos, antiinflamatorios, corticoesteroides o fármacos para la tensión arterial.
  • Enfermedades del corazón, hígado o riñones además de las alteraciones de tiroides

Tener una mala alimentación y una vida sedentaria provoca retención de líquidosTener una mala alimentación y una vida sedentaria provoca retención de líquidos

Consejos para evitar la retención de líquidos

  • El exceso de sal en las comidas puede provocar la retención de líquidos. Prueba a condimentar los platos que cocinas con hierbas aromáticas en vez de con sal. Resulta mucho más saludable y además le darás un toque especial de sabor a tu comida. Puedes utilizar tomillo, romero, perejil, hierbas provenzales... ¡Hay muchísimas opciones! Si te gustan mucho las salsas, prepáralas tú en casa con vegetales. Las que venden en el supermercado suelen contener una gran alta dosis de sal.
  • Toma mucho potasio. Este mineral es muy beneficioso para contrarrestar los niveles de sodio y mantener un buen equilibro. Es muy sencillo incluirlo en tu dieta. Comienza a comer más verduras, fruta, legumbres, cereales integrales, patatas y frutos secos.
  • Lleva una dieta rica en verduras. La mayoría de los vegetales contienen una gran parte de agua y potasio por lo que resultan depurativos y diuréticos. Además también poseen mucha fibra. Hay algunas especialmente recomendadas como el apio que contiene un aceite esencial que dilata los vasos renales. Gracias a ello nuestro cuerpo elimina agua y sustancias tóxicas a través de la orina. También puedes probar con alcachofas, espárragos, pepinos, cebollas, puerros, acelgas, espinacas, lechugas y calabacines.
  • Es recomendable tomar mucho potasio y mantener una dieta rica en verdurasEs recomendable tomar mucho potasio y mantener una dieta rica en verduras

  • Evita al máximo las grasas trans y saturadas: Favorecen el aumento de colesterol en la sangre, y por lo tanto que esta fluya con mayor dificultad.
  • Ingiere suficientes flavonoides: este tipo de nutrientes protegen las paredes de arterias y venas del deterioro causado por los radicales libres. Además, ejercen una acción antiinflamatoria y vasoconstrictora. Hay muchos alimentos ricos en flavonoides como la cebolla, los cereales integrales, las legumbres, el pescado y los frutos secos y frutos rojos.
  • Toma cereales integrales. Son ricos en hidratos de carbono complejos, vitaminas, potasio y fibra. Además causan un efecto saciante.
  • Se debe tomar cereales integrales y tener cuidado con la cantidad de proteínas ingeridasSe debe tomar cereales integrales y tener cuidado con la cantidad de proteínas ingeridas

  • Ten cuidado con las proteínas. Debes medir muy bien que cantidad de proteínas están tomando en tu dieta. Si ingieres menos de las que debes podrías sufrir una carencia de proteínas plasmáticas, lo que predispone a padecer edemas. Si por el contrario te pasas, un exceso de proteínas puede producir a la larga descalcificación ósea y daño renal. Un buen truco para mantener el equilibrio es incluir un alimento proteico en cada una de las tres comidas principales.
  • Haz ejercicio: la actividad física nos ayuda a eliminar líquidos y toxinas. Cualquier movimiento de nuestro cuerpo, aunque sea de forma moderada, ayuda a mejorar la circulación y evitar la retención de líquidos.
  • Hay que hacer ejercicio, ya que no solo ayuda a evitar retención de líquidosHay que hacer ejercicio, ya que no solo ayuda a evitar retención de líquidos

  • No tomes diuréticos: muchas personas acuden a la farmacia en busca de diuréticos para poner fin a la retención de líquidos. Sin embargo, en muchas ocasiones pueden provocar efectos secundarios como debilidad, somnolencia, convulsiones, confusión y calambres musculares.
  • Bebe mucha agua: El estreñimiento puede ser una de las causas de la retención de líquidos por lo que es recomendable beber de 1,5 a 2 litros de agua al día.

Artículos recomendados