Menú
Recetas fit: pimientos rellenos de carne y verduras
Recetas fit: pimientos rellenos de carne y verduras
PASO A PASO

Recetas fit: pimientos rellenos de carne y verduras

Elaborar una comida sana y que alimente no es complicado y por ello, siguiendo los siguientes pasos es posible obtener esta sabrosa comida.

Eba

Quien diga que para llevar una vida sana y para alimentarse de manera saludable es imposible hacer recetas ricas y sabrosas, eso es porque nunca se ha acercado a un fogón de cocina y porque realmente desconoce todas las opciones gastronómicas que se pueden hacer realidad. Son muchas las personas que, desde niños, demonizan los alimentos naturales y todas aquellas formas de consumirlos que no requieren frituras, rebozados o cantidades innecesarias de grasas saturadas. Por ello, y queriendo combatir el prejuicio de que la comida sana es aburrida e insulsa, a continuación, encontrarás una receta donde las hortalizas, la verdura y la carne magra forman una combinación perfecta.

Existen multitud de recetas que puedes elaborar con alimentos naturales y saludablesExisten multitud de recetas que puedes elaborar con alimentos naturales y saludables

Este plato se trata de uno compuesto por vegetales rellenos, concretamente, de pimientos al horno rellenos de carne y una variada selección de verduras. Es ideal para aquellas personas a las que les gustan los platos jugosos y también para quienes no tienen mucho tiempo para prepararse la comida, pues lo único que este plato requiere es cortar algunos ingredientes, montarlos e introducirlos en el horno.

Ingredientes (Dos personas)

  • 2 pimientos rojos grandes
  • 300 gr de carne de pollo
  • 1 puñado de col
  • 200 gr de champiñones
  • ½ cebolla
  • 1 zanahoria
  • ½ pimiento verde pequeño
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Especias al gusto

Paso a paso y preparación

1. La preparación de este plato es muy sencilla. Para empezar tan solo necesitarás colocar un poco de aceite de oliva en una sartén a fuego medio alto para poder pochar los primeros ingredientes. Mientras la sartén se va calentando, corta la col, los champiñones, la cebolla, la zanahoria, el pimiento verde y la carne de pollo en taquitos o en tiras finas. Si ves que no te da tiempo a cortar todo porque la sartén y el aceite ya están calientes y listos para cocinar, entonces prioriza el corte de las verduras más duras, como es la zanahoria y luego sigue por la cebolla, el pimiento y la col.

Aunque la receta requiere unos ingredientes específicos, siempre se podrán hacer modificaciones al gustoAunque la receta requiere unos ingredientes específicos, siempre se podrán hacer modificaciones al gusto

2. Cuando tengas los anteriores ingredientes cortados, introdúcelos en la sartén para que empiecen a pocharse y, si lo vieras necesario, reduce el fuego para que se hagan lentamente y así te de tiempo a cortar el resto de alimentos. Si quieres que al final de la receta, todos estos ingredientes no estén muy pasados y todavía conserven un poco de crujiente, no dejes que se acaben de pochar pues con una pasada por la sartén y luego por el horno será suficiente para que se cocinen.

3. El siguiente paso sería incorporar a la sartén, durante el tiempo que veas conveniente, los champiñones y la carne de pollo cortada en pequeños taquitos o en tiras. Si no te convence la idea de que la carne esté cortada así porque crees que se notaría mucho entre el resto de ingredientes, puedes probar a cocerla y, una vez cocida, desmenuzarla o, como se le conoce a este proceso, desmecharla. Esto va según gustos así que sopesa ambas posibilidades y prepárala como mejor veas. Mientras todos los ingredientes se están haciendo en la sartén, aprovecha para echarles un poco de sal y las especias que quieras.

Una vez que el interior del pimiento está preparado se deberá de introducir en los mismosUna vez que el interior del pimiento está preparado se deberá de introducir en los mismos

4. Cuando veas que la carne está hecha por fuera y que el resto de verduras están ya algo pochadas, llegó el momento de apartar la sartén del fuego y empezar a montar los pimientos. Para ello, coge los dos pimientos rojos y haz un corte perpendicular a lo largo de cada uno de ellos de forma que hagas una especie de tapa donde la rama funcione a modo de asa. Vacía las semillas y limpia lo mejor que puedas el pimiento por dentro.

5. Para rellenar los pimientos, tan solo necesitarás verter todo el contenido de la sartén dentro de estos. Puedes rematar el relleno incluyendo un poco de queso rallado, un huevo entero o cualquier otro ingrediente que se te ocurra. También, si quieres que el interior del pimiento esté más jugoso, puedes añadirle bechamel o algún tipo de salsa que combine bien con el resto de ingredientes.

Como añadido, se puede complementar junto con queso rallado, salsa bechamel...Como añadido, se puede complementar junto con queso rallado, salsa bechamel...

6. Una vez tengas los dos pimientos rellenos y ya preparados para introducir al horno, lo ideal es que este ya esté precalentado de antes a una temperatura de 200ºC. A la hora de introducir los pimientos, puedes reducir la temperatura a 180ºC y deberás de ir prestando atención a la cocción de estos, aunque el tiempo estimado para que estén listos será entre 30 y 40 minutos.

Recomendaciones

Para ir vigilando que los pimientos no se desmoronen y también que se cocinen, puedes ir pinchando cada poco su carne para comprobar que se vayan poniendo tiernos. De esta forma, podrás ir calculando el tiempo que le queda a la receta para estar lista. Recuerda que, en este plato, el último paso del horno es solo por y para los pimientos, puestos estos estarán crudos mientras que su relleno no.

Es recomendable ir controlando los pimientos en el horno mientras se cocinanEs recomendable ir controlando los pimientos en el horno mientras se cocinan

Si decides que esta receta de hortalizas, carne y verdura quede un poco más jugosa, puedes añadir algún tipo de salsa al relleno de los pimientos. Como se indicaba anteriormente en el paso a paso, puedes optar por bechamel, nata para cocinar o cualquier otro tipo de salsa. Lo único que, para no perder el factor saludable de la receta, será mejor que sea una salsa casera y que no utilice ingredientes demasiado calóricos. En este enlace tienes varios ejemplos.

Artículos recomendados