Menú
Cómo adelgazar la zona de las rodillas
Cómo adelgazar la zona de las rodillas
TRUCOS Y CONSEJOS

Cómo adelgazar la zona de las rodillas

Existen muchas opciones que permitirán reducir el volumen o exceso de grasa consiguiendo los resultados deseados.

Lara Fernández Díaz

Muchas personas no se sienten completamente a gusto con sus rodillas ya que piensan que tienen un volumen excesivo o incluso, que están hinchadas. Aunque cada uno tiene su propia genética, no hay imposibles y por lo tanto, siempre se puede mejorar. Esto, como todo, lleva su tiempo ya que no existe un único ejercicio que de forma rápida pueda adelgazar las rodillas. Por lo tanto, más allá del propio hueso, una rodilla ancha puede ser reflejo de un exceso de grasa.

La inactividad y el paso del tiempo pueden hacer que las rodillas almacenen tejido, convirtiéndose en un problema estético para muchos. Por ello, es recomendable poner en marcha los siguientes aspectos:

  1. Ejercicios de alta intensidad: Es lo primordial para reducir el porcentaje de grasa corporal y a su vez, el peso. Se recomienda, para ello, realizar ejercicios que hagan sudar y que provoquen cambios de ritmo, como ocurre con ejercicios de alta intensidad, entre los cuales se podrán realizar pequeños descansos. Si existieran dudas, recurrir a un profesional sería una buena opción.
  2. La inactividad y el paso del tiempo pueden hacer que las rodillas almacenen tejidoLa inactividad y el paso del tiempo pueden hacer que las rodillas almacenen tejido

  3. Andar: Salir a pasear todos los días, como mínimo media hora, es fundamental no sólo para mantener el cuerpo sino también para beneficiar a la salud. El moverse es positivo para el organismo y por lo tanto, no existen las excusas.
  4. Hacer ejercicios específicos: Aunque la grasa no puede ocupar el espacio del músculo, a más músculo, menos grasa corporal. Es decir, tonificando los músculos de las piernas se conseguirá reducir la presencia de grasa en la zona. Se recomienda no optar las máquinas presentes en el gimnasio y hacer ejercicios que se centren en el propio peso del cuerpo o con peso añadido, los cuales no sólo adelgazarán las rodillas sino también reducirán el peso de la persona. Por ejemplo, algunos ejercicios específicos que pueden llevarse a cabo son:

    • Sentadillas: Se recomienda utilizar una silla o taburete lo más bajo posible con el fin de bajar con las piernas separadas y la espalda recta hasta tocarlo con los glúteos. La concentración es importante durante el proceso, el cual deberá de tener entre 15 o 20 repeticiones.
    • una rodilla ancha puede ser reflejo de un exceso de grasauna rodilla ancha puede ser reflejo de un exceso de grasa

    • Zancadas hacia atrás: El ejercicio se realiza de pie. Consiste en llevar una pierna hacía atrás de manera amplia, es decir, con una buena apertura. Tras esto, colocar la punta del pie en el suelo, arrodillarla sin llegar a tocar el suelo y volver a la posición inicial. En esta ocasión, serán de 10 a 15 las repeticiones necesarias con cada pierna.
    • Zancadas hacia adelante: Es la misma técnica y repeticiones que en el ejercicio anterior, pero en esta ocasión dando el paso hacia adelante, y concentrándose en empujar el suelo con la pierna adelantada para volver a la posición inicial.
    • Zancadas laterales: Desde la misma posición del ejercicio anterior, se hará un desplazamiento lateral, manteniendo estirada la pierna fija y girando levemente la rodilla de la pierna móvil, para evitar provocar estrés en la articulación.

  5. Ingerir menos cantidad de sal: La retención de líquidos es uno de los problemas relacionados con la acumulación de grasa. Por ello, se recomienda reducir la cantidad de sal incluida en la dieta. Esto se puede controlar de manera fácil intentando echar menos cantidad a los platos y evitando los alimentos precocinados, ya que por lo general incluyen más cantidad de sal que la recomendada.
  6. El moverse es positivo para el organismo y por lo tanto, no existen las excusasEl moverse es positivo para el organismo y por lo tanto, no existen las excusas

  7. Adiós al sedentarismo: Levantarse del sofá y moverse es fundamental. Muchas personas pasan gran cantidad de horas al día sentados, sobre todo, por sus trabajos. Por ello es fundamental que por cada hora que se pase sentada, al menos se dediquen cinco minutos a dar una vuelta y estirar las piernas. Esto favorecerá que no se retengan tantos líquidos.
  8. Reducir fritos y grasas: Al igual que el ejercicio, la dieta es importante para tener unas rodillas sanas. De nada sirve hacer gran cantidad de ejercicio si la alimentación no es la adecuada. Reducir los fritos en las comidas y evitar comer cantidad de alimentos procesados como bollería industrial o snacks es fundamental.
  9. Alimentación natural: Frutas, verduras, los alimentos a la plancha...Es importante llenar la cesta de la compra con más alimentos no procesados.
  10. Beber agua, té y café: En el día a día es necesario beber más agua (sobretodo si se hace ejercicio de forma diaria) e incluir más té verde y café en las dietas, siempre de manera moderada. Aun así, es beneficioso debido a que la cafeína y la teína son aceleradores a la hora de quemar grasa corporal.

La dieta es importante para tener unas rodillas sanasLa dieta es importante para tener unas rodillas sanas

Otros consejos para el día a día

Existen otras opciones que pueden complementar los trucos que se han dado anteriormente:

  • Hay algunos salones de belleza que ofrecen masajes específicos que sirven para drenar la zona y a su vez ayudan a eliminar la celulitis concentrada.
  • No cruzar las rodillas una sobre la otra durante largos intervalos de tiempo.
  • Evita llevar ropa demasiado ceñida al cuerpo, que oprime la zona.
  • Estimular la circulación sanguínea de las piernas. Esto se puede hacer con chorros de agua fría durante la ducha, por ejemplo.

Aunque, como se ha comentado en un principio, no existe una fórmula perfecta ya que cada cuerpo es un mundo, estos ejercicios y consejos si podrán servir para intentar adelgazar la zona de las rodillas.

Artículos recomendados