Menú
Kinesioterapia: beneficios y contraindicaciones
Kinesioterapia: beneficios y contraindicaciones
DESCÚBRELOS

Kinesioterapia: beneficios y contraindicaciones

Esta técnica combina la fisioterapia con la psicología para poner solución a diferentes problemas con causas diversas.

Fran Gómez

Por todo el mundo es sabido que hacer deporte y llevar un estilo de vida activo aporta multitud de beneficios al organismo, pero practicar ejercicio de forma continua también puede tener un lado negativo: las lesiones. Por fortuna, existen prácticas que pueden llevarse a cabo para evitarlas, como calentar o estirar antes de empezar el entrenamiento, pero también para curarlas una vez se han producido. En este contexto, conviene hablar de una de las técnicas más efectivas a la hora de tratar los músculos o los huesos de una persona que, por una cosa o por otra, se han visto afectados: se trata de la kinesioterapia.

Esta técnica que se enmarca dentro de la fisioterapia tiene como objetivo reconocer y tratar los daños que haya podido sufrir una parte del cuerpo a través de diferentes movimientos que siempre han de llevarse a cabo por un especialista en la materia. Estos profesionales han de conocer en profundidad la anatomía humana para poder poner en práctica distintos métodos en función de la raíz del problema, aunque también suelen tener nociones de psicología, ya que muchas lesiones musculares tienen su origen en el estrés o la ansiedad. Así, la kinesioterapia ofrece un alivio del dolor físico, pero también del mental, sintiéndose el paciente mucho más relajado después de pasar por las manos del experto.

kinesiotape se utilizan en algunos tratamientos de kinesioterapiakinesiotape se utilizan en algunos tratamientos de kinesioterapia

Teniendo en cuenta que existen diferentes movimientos y tratamientos que el experto llevará a cabo en función de la lesión o de las necesidades del paciente, se puede llegar fácilmente a la conclusión de que existen diversos tipos de kinesioterapia que varían según la forma en la que se aplican. Estos son los más frecuentes:

  • Kinesioterapia relajada. Es aquella en la que el especialista se limita a tratar las articulaciones dañadas, poniendo en práctica sus conocimientos de fisiología.
  • Kinesioterapia forzada. Es aquella en la que el especialista va más allá del tratamiento de los dolores articulares y la terapia se prolonga durante un periodo de tiempo determinado.
  • Kinesioterapia autopasiva. Es aquella en la que el propio paciente lleva a cabo los movimientos que necesita para tratar sus dolencias, siempre y cuando pueda acceder a la zona en cuestión sin complicaciones.

Una vez que ha quedado claro en qué consiste la kinesioterapia, pueden enumerarse todas las ventajas que aporta al cuerpo humano, sin olvidarse de que, como todo, también tiene otra cara negativa que merece la pena conocer. Estos son sus beneficios y contraindicaciones.

Beneficios de la kinesioterapia

Uno de los primeros efectos que esta técnica provocará sobre el cuerpo es la activación de sus sistemas nervioso y articular. Así, el paciente notará como sus músculos van ganando elasticidad, lo que redunda en un mejor funcionamiento posterior. Del mismo modo, ayuda a combatir diferentes dolores o lesiones y permite reducir el tiempo de recuperación necesario después de realizar un ejercicio intenso. La kinesioterapia también actúa corrigiendo una mala postura o problemas de movilidad derivados, por ejemplo, de un accidente, posicionándose como un tratamiento de rehabilitación muy efectivo y positivo.

La kinesioterapia genera un impacto bastante favorable en la mente del pacienteLa kinesioterapia genera un impacto bastante favorable en la mente del paciente

Por si todo esto fuera poco, la kinesioterapia también genera un impacto bastante favorable en la mente del paciente, ya que estimula su relajación y reduce los niveles de estrés y ansiedad. De hecho, incluso puede ayudar a solucionar algunos problemas interpersonales o a mejorar las dificultades en el aprendizaje y las pérdidas de memoria. Por último, existen casos en los que esta terapia ha combatido la fatiga y la falta de energía de muchos pacientes que no encontraban una justificación aparente a su abatimiento.

Contraindicaciones de la kinesioterapia

Sin embargo, a pesar de todas las aplicaciones de este tratamiento, también existen algunas contraindicaciones que merece la pena conocer antes de ponerse en manos del especialista. Las primeras personas que deberán dejar de lado la kinesioterapia son aquellas que están pasando por procesos infecciosos o inflamatorios graves, como el cáncer, la hemopatía o la osteítis.

Existen diferentes tratamientos que el experto llevará a cabo en función de la lesiónExisten diferentes tratamientos que el experto llevará a cabo en función de la lesión

Del igual modo, tampoco es recomendable que una mujer embarazada se someta a una sesión de esta técnica, aunque lo mejor siempre es hablar con el médico de cabecera para que valore la situación y dictamine cual es el tratamiento más adecuado para el paciente. Así, la kinesioterapia tampoco es recomendable para aquellas personas que han sufrido una fractura de hueso o ligamento hace poco tiempo, debiendo suspender la sesión de forma inmediata si se siente algún dolor agudo en la zona que se está tratando.

Como sucede con todas las terapias, algunos de los efectos que la kinesiología provoca en el cuerpo humano pueden no ser recomendables para cierto tipo de personas. Como se ha dicho antes, es recomendable hablar con el médico de cabecera antes de someterse a este tipo de técnica, pero también con el profesional en cuestión para que conozca a fondo el caso del paciente y no se le escape ninguna de sus necesidades, atendiendo siempre a sus características personales y fisiológicas.

Artículos recomendados