Menú
¿Por qué se me sube el gemelo?
¿Por qué se me sube el gemelo?
CAUSAS Y REMEDIOS

¿Por qué se me sube el gemelo?

Se trata de una lesión muy común entre los deportistas y sus motivos pueden ir desde un mal calentamiento hasta una falta de hidratación.

Fran Gómez

Por todos es sabido que hacer ejercicio de forma frecuente tiene multitud de beneficios y ventajas para el organismo. Mantener dieta equilibrada y llevar un estilo de vida activo son factores fundamentales para sentirse bien, tanto por fuera como por dentro. Sin embargo, practicar deporte continuamente también puede traer algunas consecuencias negativas que pueden llegar a ser bastante molestas. Sobrecargar los músculos o no calentar antes de realizar un entrenamiento puede acarrear que aparezcan lesiones que suelen ser bastante dolorosas y cuyo tratamiento puede ser más o menos sencillo en función de la gravedad de la contusión que se haya producido.

La práctica de deporte puede provocar la sobrecarga de los músculosLa práctica de deporte puede provocar la sobrecarga de los músculos

Uno de los males más comunes que afectan a las personas que practican ejercicio con asiduidad es la subida del gemelo. Se trata de una lesión que resulta extremadamente dolorosa y que aparece en forma de calambre al contraerse de forma involuntaria el tríceps sural. Existen cientos de debates sobre la causa que provoca esta incómoda convulsión, pero muchas voces expertas apuntan a la deshidratación del músculo como el factor principal que la desencadena. Aún así, su aparición también puede deberse a otras circunstancias que varían mucho en función de las características de la persona que la padece.

Los malos hábitos contribuyen a la posibilidad de que el músculo se sobrecargueLos malos hábitos contribuyen a la posibilidad de que el músculo se sobrecargue

Por otra parte, practicar un ejercicio intenso sin estar cualificado para ello o sin haber calentado previamente también favorece la aparición de este tipo de calambres que, una vez que se producen, solo se puede esperar y masajear la zona con cuidado hasta que se pase. Fuera del ámbito deportivo, existen otros factores que influyen de manera notoria a la hora de que suba un gemelo, como fumar en exceso, beber demasiado alcohol o café y tomar medicamentos que preven la retención de líquidos y que, por ende, favorecen la pérdida de agua y la deshidratación. Del mismo modo, una dieta pobre en potasio no ayudará para nada a prevenir esta lesión, ya que es un mineral fundamental para hacer llegar la energía a las células del cuerpo.

¿Cómo evitar esta contracción?

Como se ha mencionado anteriormente, son muchos los factores que pueden influir a la hora de que se suba un gemelo, por lo que no es fácil seguir unas pautas concretas para que la lesión no se produzca. Aún así, está claro que hidratarse bien y calentar la zona antes y después de poner en practica cualquier tipo de ejercicio físico ayudará de forma notable a evitar la dolorosa convulsión. Aunque la subida del gemelo normalmente está asociada al desarrollo de algún deporte, son muchas las personas las que la padecen justo cuando están haciendo lo contrario: dormir.

Estirar antes y después de cada entrenamiento ayudará a evitar la subida del gemeloEstirar antes y después de cada entrenamiento ayudará a evitar la subida del gemelo

En este caso, se recomienda igualmente llevar a cabo una rutina de calentamientos de 15 minutos un poco antes de irse a la cama, y es que mantener la misma postura durante un periodo de tiempo prolongado también favorece la aparición de calambres musculares. Si, aún así, el gemelo se sigue subiendo con frecuencia, se hará necesaria una visita a un médico o a un profesional para que eche un vistazo, porque a veces puede deberse a la falta de circulación sanguínea en alguna parte del cuerpo por culpa de una obstrucción derivada del colesterol.

¿Qué hacer cuando se sube el gemelo?

Antes de nada, debes tener en cuenta que se trata de una lesión que sanará sola y que lo único que puedes hacer es llevar a cabo una serie de ejercicios y recomendaciones para calmar el dolor. De hecho, la subida del gemelo puede durar desde unos minutos hasta alargarse durante un mes, por lo que la paciencia será tu mejor amiga en estos casos. Lo primero que debes hacer es estirar la zona con delicadeza, aunque duela un poco, para rebajar así la tensión acumulada y que los gemelos recuperen su elasticidad. Después, un masaje en los músculos afectados no vendría nada mal, aunque siempre deberá practicarlo un profesional o un entendido en la materia, porque si no se hace bien se puede correr el riesgo de empeorar el calambre.

Estirar y masajear la zona con delicadeza ayudará a la relajación del músculoEstirar y masajear la zona con delicadeza ayudará a la relajación del músculo

Por último, será fundamental mantener reposo hasta que el gemelo descanse y se recupere del todo, por lo que no deberías realizar ningún deporte o ejercicio que suponga un esfuerzo para ese músculo. Como se ha comentado antes, una dieta rica en potasio favorecerá con creces tanto la prevención como la cura de la lesión, por lo que los plátanos no deberían faltar en tu alimentación. No te preocupes si esta fruta no es lo tuyo, porque hay tantos alimentos que contienen este mineral que no tendrás excusa para no tomarlo. Estos son solo algunos de ellos:

  • Aguacate
  • Yogur
  • Zumo de naranja y uva
  • Habichuelas, judías y alubias
  • Guisantes
  • Pera
  • Tofu
  • Patatas
  • Remolacha
  • Lentejas

Es clave calentar e hidratarse bien antes de entrenarEs clave calentar e hidratarse bien antes de entrenar

Ahora que sabes cómo prevenir y curar la molesta subida del gemelo, ya puedes olvidarte de sufrirla durante una buena temporada, pero no te olvides de calentar bien e hidratarte antes de realizar cualquier deporte para evitar otro tipo de lesiones que tampoco te hará mucha gracia sufrir.

Artículos recomendados