Menú
Dorsalgia: causa del dolor en las dorsales
Dorsalgia: causa del dolor en las dorsales
CUIDA TU ESPALDA

Dorsalgia: causa del dolor en las dorsales

Esta dolencia es muy popular entre jóvenes, adultos y ancianos ya que la zona de los dorsales aguanta todo el peso de tu cuerpo y las posturas que solemos tener no son buenas.

María del Valle Mejías Morón

La columna vertebral es la cadena de huesos más importante que tenemos en nuestro cuerpo, ya que sobre su base se asienta toda nuestra movilidad y de ella parten muchas de las extensiones que lo componen. Al levantarte y sentarte, al coger peso o simplemente al realizar un giro sobre tu propio cuerpo están haciendo que todo este mecanismo se ponga en movimiento. La columna vertebral se trata, como su nombre indica, de una cadena de vértebras que van unidas entre sí por unas almohadillas llamadas discos y que encierran en su composición la médula espinal.

A su vez, podemos dividir la columna vertebral en varias zonas, dependiendo del lugar de la espalda que ocupen, de esta manera tenemos las vértebras cervicales en el cuello, las dorsales en la mitad superior y media de la espalda, las lumbares en la zona baja y por último la región sacra, donde acaba.

El estrés o la ansiedad son una de las causas más genéricasEl estrés o la ansiedad son una de las causas más genéricas

La parte más importante de la columna vertebral es la zona dorsal, que va desde las vértebras D1 a D2 y que es la encargada de aguantar el peso de tu cuerpo, los movimientos y el ejercicio. Es la más grande y por tanto la que aguanta más el esfuerzo que realizamos con la espalda en todas las actividades diarias. Esta zona está conectada a las costillas y envuelta por gran cantidad de músculos que ayudan a reforzarla. A veces la zona dorsal puede presentar graves dolores, dando lugar a la dorsalgia, que no es más que un dolor en la zona torácica que puede ser de varios tipos, crónicos o no y motivado por múltiples factores como movimientos, posturas, ejercicios u otras causas externas. .

Causas de la dorsalgia

Aunque no tiene por qué haber una causa concreta aparente, la dorsalgia o dolor de las dorsales es en la mayor parte de los casos producida por malas posturas en las actividades diarias. Desde trabajar, no importa si lo haces de pie o sentado, hasta dormir puede llegar a provocar a la larga una dolencia en la espalda si no se está realizando correctamente. De hecho, un simple periodo de tos más fuerte de la cuenta que nos ha hecho estar tosiendo de forma continua puede derivar en un problema de espalda de este tipo, debido a la fuerza que la espalda ha ejercido con cada tos.

Una mala época de estrés o ansiedad también puede llegar a afectar a la espalda ya que es una zona que está en contacto directo con el sistema simpático y parasimpático y se contrae de forma instantánea ante momentos de tensión.

En algunos casos, las dorsalgias son motivadas por otros problemas de salud o enfermedades que desconocemos y que están directamente relacionadas. Entre ellas está la escoliosis o desviación de la columna que, aunque suele ser más común en la zona lumbar afecta a toda la columna vertebral. También puede deberse a una hernia discal o proceso degenerativo en los discos que conforman la columna, y que por consecuencia afecte al dolor de las dorsales de tu espalda.

Tenemos que tener especial cuidado con las posturas y los hábitos a la hora de trabajarTenemos que tener especial cuidado con las posturas y los hábitos a la hora de trabajar

Por último y aunque de forma excepcional, puede deberse a un tumor que exista en la columna y que al ejercer presión produzca ese dolor que no sabemos diagnosticar correctamente. Por eso lo mejor es acudir a nuestro médico si tenemos un dolor de espalda que sabemos que no es por un momento puntual de cansancio, sino que es mucho más agudo y no se calma con el descanso ni el paso de las horas.

Síntomas

La dorsalgia es un dolor en la zona de las dorsales de la espalda que afecta a la mayor parte de la población adulta en alguna etapa de la vida, sobre todo debido a los hábitos de trabajo y descanso diario. Puede aparecer a partir de la adolescencia y casi siempre afecta a uno de los laterales de la espalda, aunque también hay casos en los que la dolencia afecta a ambos lados, lo que es conocido como dorsalgia bilateral.

El síntoma principal es un dolor muy agudo en la zona que se encuentra entre los omoplatos (conocidos comúnmente como paletillas) en el que la persona que lo padece puede llegar a sentir alivio con el dolor que produce la presión de la zona. También puede sentir dificultad al respirar porque el dolor de tus costillas esté presionando los pulmones, o dificultad para mover el tronco y el cuello.

Tratamiento

Lo primero que debes hacer si encuentras un dolor grave en esta zona es acudir de inmediato a una clínica médica, donde un especialista realice el diagnóstico oportuno. Para ello primero realizará una exploración física en busca de la zona afectada directamente por la dolencia. A veces esta prueba es suficiente para diagnosticar un dolor en las dorsales de la espalda y no es necesario más diagnóstico.

El ejercicio dirigido por un especialista puede ser un beneficio al tratamientoEl ejercicio dirigido por un especialista puede ser un beneficio al tratamiento

De todas formas en la mayoría de los casos los médicos recomiendan realizar una radiografía a fin de descartar otros problemas tanto de huesos como más graves como puede llegar a ser un tumor que esté afectando a la espalda. Como última opción si no se han podido descartar otros problemas y aún hay dudas es realizar una resonancia magnética, pero es la minoría de los casos.

En el momento en que se diagnostica una dorsalgia, el primero paso es suministrar antiinflamatorios para aliviar la zona y que el dolor de las dorsales pase. También se recomiendan cambios en los hábitos de trabajo, de ejercicio físico y de posturas a la hora de sentarse y dormir, ya que son los principales causantes de la dorsalgia. Trabajos en los que hay que realizar constantes movimientos como el de agacharse, o una vida demasiado sedentaria sin nada de ejercicios son los principales casos que acuden a las consultas médicas aquejados por este dolor de espalda.

Todo esto se acompaña de masajes por parte de un fisioterapeuta que ayuden a mejorar el movimiento y aliviar la rigidez en el caso en que la haya. En los casos más crónicos se pueden llegar a utilizar tratamientos de láser para incidir en la zona precisa de donde parte el dolor.

Artículos recomendados