Menú
Propiedades y beneficios del kéfir
Propiedades y beneficios del kéfir
ANTIOXIDANTE Y DESINTOXICANTE

Propiedades y beneficios del kéfir

Entre las magníficas propiedades del kéfir está el hecho de que regenera tu flora intestinal y es un gran desintoxicante y antioxidante.

Sara Poyo Lorenzo

Seguramente te suene lo que es el kéfir pero que no sepas exactamente de que se trata, el kéfir es un potente probiótico que es resultado del proceso de fermentación de la leche, del té Kombucha o del agua. Tras este proceso de fermentación se obtienen una masa gelatinosa parecida a la coliflor cocida pero más blando aún y recubierta por una matriz de polisacáridos llamada kefirán (de ahí su nombre). Los microorganismos que conviven en el kéfir son un tipo de hongo, bacterias llamadas Lactobacillus acidophilus, lactococus lactis, lactococus cremoris, L.biovar diacetylactis, leuconostoc mesenteroides lactobacillus plantarum, lactobacillus Casei y kluyveromices marxianus. También se encontramos la levadura.

Hay tres tipos de kéfir: kéfir de agua, de leche y de , aunque prácticamente las variedades del hongo que se crían son los mismas pues solo cambia el medio en el que crecen, aunque el más conocido es el kéfir de leche todos tienen las mismas propiedades. En el caso de la leche la fermentación se logra a partir de una reacción láctica, el kéfir derivado de ella se produce mediante una reacción lacto-alcohólica donde la lactosa de leche se convierte en ácido láctico y anhídrido carbónico.

Utilidades del kéfir

1 Regeneración de la flora intestinal. Es uno de sus beneficios más conocidos, pues es capaz de regenerar parcialmente la flora intestinal, regenerar las paredes estomacales tras un daño y por tanto mejorar cuando se tiene un trastorno gastrointestinal. Es debido a que elimina la flora intestinal en estado de putrefacción y la sustituye por bacilos lácticos que tienen propiedades antisépticas. Además después de esto secreta una sustancia antipútrida que permanece incluso una vez que los bacilos. Es decir, la putrefacción de la flora es eliminada gracias a la fermentación láctica.

Hay varios tipos de kéfirHay varios tipos de kéfir

2 Propiedades desintoxicantes. Otro de sus múltiples usos muy relacionado con lo anterior es paliar y evitar el estreñimiento porque funciona como laxante, por eso es importante usarlo con precaución y no abusar de él. Por otro lado, otro de sus usos desintoxicantes es que ayuda a eliminar los restos de medicamentos que tomamos cuando estamos enfermos, reduciendo así los efectos nocivos que puedan tener sobre nosotros. También facilita la eliminación de otras sustancias perjudiciales para nosotros que se quedan acumuladas a menudo en nuestro cuerpo como son los metales pesados, alcohol y productos con radionucleídos. Además también actúa como un antibiótico natural porque tiene beneficios sobre el sistema nervioso.

3 Potente antioxidante: ¿Sabías que previene el envejecimiento gracias a sus propiedades antioxidantes? Es otro de sus beneficios poco conocidos.

4 Propiedades curativas sobre la piel. Es uno de sus usos menos conocidos aunque se ha comprobado en múltiples ocasiones que produce mejoras significativas en la piel. Si lo aplicas encima de la piel aliviará los problemas tópicos que puedas tener como eccemas, acné, picores, quemaduras o rojeces. También mejora los signos y síntomas de enfermedades cutáneas como la psoriasis y ayuda en el proceso de cicatrización tras una herida cutánea.

Tiene propiedades curativas para la pielTiene propiedades curativas para la piel

5 Estimula el sistema nervioso. El kéfir tiene bastantes utilidades a la hora de controlar nuestros niveles atencionales. Se ha visto que tiene beneficios en personas con déficit de atención y problemas de concentración en general. Pero no solo eso, el kéfir también aporta beneficios a personas que sufren ciertos trastornos psicológicos como el insomnio o la depresión.

6 Mejora de algunas enfermedades. Obviamente no es la cura mágica pero gracias a sus propiedades se ha visto que produce mejorías a personas que sufren algunas enfermedades físicas como la candidiasis, hietensión, artritis, hepatitis, enfermedades pulmonares y parodontosis. También ayuda a pevenir el cáncer de colón a largo plazo. Uno de sus usos que debemos destacar es el papel importante que tiene este componente láctico en la cura de los trastornos biliares porque ayuda a disolver las piedras vesiculares y cálculos renales.

7 Ayuda a regular los niveles de glucosa y lípidos en nuestra sangre, por lo tanto pueden ser tomados por todo el mundo. Se ha extendido la leyenda urbana de que una de sus utilidades es que ayuda a adelgazar. En realidad el kéfir no adelgaza ni tampoco engorda, es un alimento con una media de 60 kcal por 100 gr, también es bajo en calorías y grasas y ayuda a depurar el organismo, pero eso no significa que por si mismo lo consiga porque no entra dentro de sus principales funciones. Al final será engordaremos o adelgazaremos según el tipo de dieta que sigamos, el kéfir solo es un alimento que nos ayudará a estar mejor nutridos.

El kéfir de agua, perfecto para los intolerantes a la lactosaEl kéfir de agua, perfecto para los intolerantes a la lactosa

8 Estimulación del sistema inmunitario. Este derivado del lácteo no solo tiene la capacidad de mejorar enfermedades que ya han aparecido en nuestro cuerpo, también lo fortalece, sin embargo, tenemos que tener en cuenta que no es un medicamento y que sus efectos no son inmediatos. Para beneficiarnos de ello tenemos que consumirlo de forma regular, además sus propiedades inmunitarias son acumulativas, no inmediata, por eso debemos consumirlo con la idea de que ayuda a prevenir enfermedades o mejorarlas, pero nunca curarlas por si solo.

¿Kéfir lácteo o kéfir de agua? ¿Cuál tiene más beneficios?

Ambos tienen los mismos usos y son buenos para incluirlos en tu dieta. El más consumido es el kéfir lácteo porque es el más sabroso y tiene algo más de consistencia. Sin embargo, aunque el hongo encontrado es el mismo que en el de agua, los otros componentes que tiene el lácteo hace que el hongo no actúe de forma completa en nuestro sistema. En el kéfir proveniente del agua no ocurre esto porque el agua no aporta ningún otro nutriente a las propiedades del alimento.

Por otro lado, el kéfir que proviene del lácteo puede ser poco adecuado en personas con intolerancia a la lactosa, aunque no es lo normal porque al transformarse el lácteo con el hongo se pierde gran parte de lactosa, sin embargo los más sensibles pueden notarlo, para evitar complicaciones lo mejor es probar primero una pequeña cantidad y comprobar si nos sienta mal. De todos modos, el kéfir es una sustancia muy suave y salvo por algunas excepciones se considera un alimento inocuo.

Artículos recomendados