Menú
Tipos de patatas: beneficios y propiedades
Tipos de patatas: beneficios y propiedades
BENFICIOS Y PROPIEDADES

Tipos de patatas: beneficios y propiedades

La patata es uno de los productos que más suele utilizarse en la cocina. Sin embargo existen una gran cantidad de variedades, cada una de ellas con unas características propias.

Lucía Mejuto del Villar

Las patatas seguramente sean uno de los ingredientes más utilizados, no sólo en la cocina española sino en la de todo el mundo. Fritas, asadas, cocidas, en forma de tortilla o como acompañante, las formas de prepararlas son muchas y muy variadas. La patata, conocida también en muchos sitios como papa, comenzó a cultivarse por primera vez en una región que hoy ocuparía parte de Perú, Bolivia, los Andes y Chile. Desde el primer momento se trabajaba con muchas variedades de patata, un nuevo ingrediente que pronto llamó la atención de los países europeos que trataban de hacerse con grandes cargamentos. Eso sí, al llegar a España primero se empezó a cultivar en macetas como una planta exótica y, cuando por fin se destinó al consumo, solía producir molestias de estómago que produjo que se empezara a desarrollar un profundo malestar en tono al tubérculo.

Las patatas se pueden hacer fritas, cocidas, asasdas, como acompañamiento...Las patatas se pueden hacer fritas, cocidas, asasdas, como acompañamiento...

Finalmente, la edad de oro de la plantación de patata en Europa llegó en el siglo XIX, convirtiéndose en un alimento esencial para las épocas de hambruna que todo el continente sufrió. Tan importante que, a día de hoy, aún sigue siendo un imprescindible en nuestras dietas. Esto es así debido a los grandes beneficios que, en general, la patata aporta al organismo es forma de agua, almidón, vitaminas, minerales -como calcio, potasio, fósforo o magnesio- o proteínas. Además, también tiene un bajo porcentaje en sodio y suele ser recomendable para personas que sufren de alguna condición en el riñón.

Los beneficios y propiedades de cada tipo de patata

Ya desde el primer momento en el que se empezó a cultivar se plantaron diferentes variedades de patatas, cada una de ellas con unas características propias. Actualmente se pueden encontrar muchísimas variedades dependiendo de la edad del tubérculo o del uso que se le da en la cocina. A continuación, te explicamos cuáles son algunas de las variedades más conocidas y sus principales propiedades.

Hay varios tipos de patata como la nueva, vieja, kennebec, monalisa...Hay varios tipos de patata como la nueva, vieja, kennebec, monalisa...

  • Patata nueva

    Esta suele recogerse durante la primera mitad del año, concretamente durante los meses de mazo a junio, lo que hace que sean más pequeñas y con mayor contenido en agua. Son las más indicadas para cocer o para freír, ya que son bastante duras y no se deshacen. Lo bueno de este tipo de patatas es que tiene un bajo contenido en almidón, lo que hace que su aporte calórico sea menor con respeto a otras variedades.

  • Patata vieja

    Esta variedad recibe su nombre del hecho de que pueden pasar hasta 12 meses en la tierra antes de ser recogidas. Esto supone que su piel sea más gruesa y arrugada que la de las patatas nuevas, aunque tienen un corazón más blando. Esto las convierte en la opción perfecta para preparar purés, salsa, cremas o guisos, ya que quedarán con una textura mucho más espesa. Su contenido en almidón es más elevado, un tipo de hidrato de carbono que ayuda a prevenir la formación de tumores o la obesidad y protege frente a los patógenos o los problemas en el sistema cardiocirculatorio.

  • Patata kennebec

    Se trata de una de las especies de patatas más conocidas y utilizadas en España, sobre todo en la zona de Galicia y de Cataluña. Es una variedad que presenta una piel gruesa y un color blanquecino en su interior. Se trata de una patata 'comodín', ya que sirve para preparar prácticamente cualquier plato, aunque es más recomendable prepararlas asadas, cocidas o en guiso. A parte de tener también un alto contenido en almidón, su aporte calórico es algo menor y contiene menos cantidades de fenoles. Además, suele ser una patata que se digiere muy bien debido a que tiene un efecto antiácido.

  • Patata monalisa

    Esta variedad es bastante fácil de reconocer debido a su color dorado y brillante moteado por algunos puntitos oscuros. Sin duda, es la patata que más se suele utilizar, ya que se presta a casi cualquier tipo de preparado debido a que no se desmenuzan después de haberlas cocido o que no absorben demasiado aceite cuando se fríen. La monalisa se asemeja bastante a la patata nueva en lo que se refiere a los beneficios que aporta al organismo. Ésta contiene menos cantidad de potasio mientras que su aporte de vitamina C es mayor. Además, es la más recomendable si quieres preparar patatas fritas debido que al absorber menor aceite también tendrá menos calorías.

  • Patata red pontiac

    Tal y como indica su nombre, la piel de esta variedad es de un característico color rojo que la hace fácilmente reconocible. Eso sí, tiene un sabor poco intenso y una textura algo harinosa, por lo que en la cocina tan solo suele utilizarse para hacer o guisos. Esta patata roja se caracteriza por tener un bajo contenido de azúcar y de almidón, aunque proporciona una elevada energía gracias a su cantidad de carbohidratos.

  • Patata violeta

    Se trata de otro tipo de patata que, como la anterior, se caracteriza por su color, en este caso de un fuerte violeta. Su piel es gruesa y fibrosa, mientras que su carne tiene un sabor de lo más intenso. Su color aporta un toque muy alegre al plato, siendo principalmente utilizada para preparar ensaladas o bien fritas. Esta variedad destaca por tener propiedades antiinflamatorias y ser altamente rica en antioxidantes, lo que la convierte en el alimento perfecto en caso de personas con colesterol alto y otros problemas relacionados con el sistema cardiovascular.

  • Patata agria

    Este tipo de patata tiene una carne de color amarillo intenso y se puede utilizar tanto para cocer como para hervir, aunque es una de las más indicadas para freír. Y es que su contenido en fécula y agua es de lo más equilibrado, lo que resulta en una patata frita con un intenso color dorado, muy crujiente en el exterior y tierna en el interior. Entre sus beneficios se encuentra que su nivel de azúcar es bastante reducido.

  • Patata spunta

    Lo que suele llamar la atención de esta especie de patata es su forma: alargada, con una punta en un extremo y una especie de garfio en el otro. Su sabor es bastante suave y suele ser más común en la zona norte de España. Normalmente, se presta bastante bien a la cocción y por ello es la más indicada para preparar ensaladas o ensaladilla rusa. Al igual que la mayoría de las patatas, la spunta es una gran fuente de vitaminas B6 y C, al mismo tiempo que constituye un gran aporte de potasio.

Artículos recomendados