Menú
¿Cuánto engordan las croquetas?
¿Cuánto engordan las croquetas?
¡CON MODERACIÓN!

¿Cuánto engordan las croquetas?

No exite la croqueta fit pero sí existen métodos para evitar ingerir más calorías de lo normal. Además, comer un par de croquetas al mes no tiene relevancia alguna.

Sheila González Oliva

¿A quién no le gusta comer croquetas? Esas pequeñas delicias en todas sus variedades se han convertido el alimento preferido de muchos, bien sea como tapa o como ración para comer o cenar. Lo cierto es que su jugosa masa combinada con el crujiente hace que sean de lo más apetecibles, pero claro, son un gran pecado ya que aportan calorías al organismo debido a que están fritas.

Es uno de los alimentos preferidos de los españolesEs uno de los alimentos preferidos de los españoles

A pesar de que su sabor es increíble, lo cierto es que si se va a empezar una dieta o se está en medio de ella o simplemente se quiere perder unos kilos, las croquetas se convierten en un alimento totalmente prohibido, al menos durante el primer mes de dieta.

Calorías de las croquetas

Siempre hay que tener en cuenta que las croquetas variarán sus calorías en función de cómo estén hechas, ya que no todas son iguales ni tienen el mismo cocinado. La fritura de la croqueta aporta la mitad de las calorías totales de la croqueta. En rasgos generales una croqueta de unos 24-30 gramos, tiene un aporte calórico de unas 60 calorías por unidad, y al freírlas pueden llegar hasta las 100 calorías, es decir, unos 20 minutos haciendo elíptica en el gimnasio.

Para que tengan menos calorías hay que hacerlas a fuego altoPara que tengan menos calorías hay que hacerlas a fuego alto

Hay un secreto para reducir las calorías finales de las croquetas gourmet, y es introduciendo en la sartén las croquetas cuando el aceite esté muy caliente, es decir, cuando esté empezando a humear, así, de esta manera se creará una costra alrededor de la croqueta y evitará que esta absorva el aceite. Una vez se saquen de la sartén se colocarán sobre un papel para eliminar el exceso de aceite.

Además, no es lo mismo cocinar artesanalmente unas croquetas, ya que los productos son de primera calidad, que si se compran precocinadas, que obviamente las calorías aumentarán de manera considerable.

Croquetas saludables

Está claro que no se pueden hacer croquetas totalmente saludables, pero sí existen unos truquitos para hacerlas más sanas e ingerir el menor número de calorías posible. El primer consejo es desterrar las croquetas ultraprocesadas que venden en los supermercados en la zona de los congelados, además el sabor no tiene nada que ver con una verdadera croqueta artesanal.

La combinación de bechamel, rebozado y fritura se obtiene un plato rico en grasas y un alto número de calorías. También se ha de tener en cuenta que el valor nutricional de una croqueta puede variar de otra en función del tamaño y de los ingredientes que lleve. Por ejemplo, una mala bechamel con grumos será mucho más difícil de digerir y más pesada, en cambio una con una bechamel más ligera será mucho mejor.

Además de jamón ibérico puedes añadir verduras o pescadoAdemás de jamón ibérico puedes añadir verduras o pescado

Las croquetas han mutado en toda su variedades, incluyendo las dulces. Siempre será más saludable y sano rellenarlas con verduras, pescado o marisco, mientras que los embutidos y derivados cárnicos serán la última opción. Para los clásicos de las croquetas de jamón, para eliminar grasas saturadas lo ideal es rellenarlo con uno ibérico de buena calidad y poca grasa.

Otra alternativa más sana son las croquetas de carnes blancas, como el pollo o el pavo asado, y siempre se pueden aprovechar las sobras de otras comidas. La carne de relleno no debe contener nada de piel y es fundamental eliminar toda la grasa. Las croquetas de verduras también son una buena opción. Aquellas delicias que lleven tocino, sobrasada, chorizo o beicon es mejor eliminarlas, ya que el número de calorías aumenta considerablemente.

La importancia de la buena bechamel

Como comentábamos antes. es muy importante a la hora de cocinar croquetas que el relleno sea cremoso, nada pastoso y pesado. Cuanto más cremosa más ligera será la croqueta. Con la práctica se consigue el punto perfecto, además se puede hacer con leche desnatada o versión vegetal para evitar aumentar así las calorías. A la hora de freírlas con aceite de oliva virgen extra y con una buena sartén antiadherente, y sobre todo, cambiar la harina refinada por una versión integral. Son detalles que, sin duda, marcan la diferencia del cocinado y de las calorías finales de las croquetas.

Cuanto más cremosa sea la bechamel más ligera será la croquetaCuanto más cremosa sea la bechamel más ligera será la croqueta

El rebozado es otra de las partes importantes de la preparación. Deberán tener menos rebozado y que sea dorado y crujiente que hará contraste con el interior cremoso. Por supuesto queda eliminado el pan rallado industrial, si es pan rallado artesanal y casero mucho mejor.

Este plato no es que sea el más saludable a pesar de cocinarlo de una manera donde la mayorías de grasas se eliminen, pero sí se logra la versión más fit de las croquetas, ya que este pecado de vez en cuando es necesario cometerlo, eso sí, con moderación y haciendo el tamaño de la croqueta pequeño así dará sensación de mayor saciedad al ingerirlas. Para combinar en vez de tomar un refresco es mejor siempre agua para no alimentar las grasas y hacerlo lo más saludable posible dentro de lo que cabe.

Artículos recomendados