Menú
¿Por qué la merienda es una comida fundamental?
¿Por qué la merienda es una comida fundamental?
MUY IMPORTANTE

¿Por qué la merienda es una comida fundamental?

Tomar algo a media tarde ayuda a mantener el metabolismo activo y a llegar a la cena con menos hambre y apetito.

Fran Gómez

Por casi todo el mundo es sabido que la mayoría de especialistas y profesionales recomiendan sentarse, al menos, cinco veces al día para comer, repartiendo la dosis de alimentos en desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Sin embargo, el actual ritmo de vida siempre tan ajetreado provoca que, a veces, uno se olvide de nutrirse entre horas para más tarde inflarse a calorías en una sola porción. De hecho, incluso hay persona que, con la creencia de que saltarse alguna comida les ayudará a adelgazar, deciden no comer por su propia cuenta sin ser conscientes de las graves consecuencias que el ayuno puede tener para su organismo.

La merienda permite que la persona llegue con menos sensación de hambreLa merienda permite que la persona llegue con menos sensación de hambre

Respetar los horarios de las comidas es fundamental para llevar a cabo un estilo de vida saludable, y por supuesto que saltarte el almuerzo o la merienda no te ayudará para nada a perder peso, pudiendo incluso provocar el efecto contrario. De nada servirá que no comas nada a la hora de la merienda si, por culpa de esa abstinencia, más tarde llega la hora de la cena y tienes tanta hambre que sobrepasas la cantidad recomendada de comida por la noche. Si una persona media debe ingerir, aproximadamente, unas 2.000 calorías al día, debe hacerlo de forma repartida, y no tomar 700 de golpe.

Entre las más olvidadas, el almuerzo y la merienda suelen ser las comidas que más se salta la gente, siendo la última de las más importantes, ya que prepara el cuerpo para la cena y permite que la persona llegue con menos sensación de hambre, permitiéndole preparar un plato ligero y saludable para comer antes de irse a la cama. De hecho, este piscolabis a media tarde supone entre el 10 y el 15% del total de la energía que se gasta durante un día, por lo que saltárselo de forma reiterada puede hacer aparecer una molesta sensación de cansancio e inanición.

No se recomienda que pasen más de seis horas entre una comida y otraNo se recomienda que pasen más de seis horas entre una comida y otra

Beneficios de merendar

Además de ayudarte a llegar con menos hambre a la hora de la cena, evitando así que arrases con tu frigorífico por la noche, tomar un snack a media tarde provocará que tu metabolismo permanezca activo, favoreciendo así el mantenimiento de un peso estable. De hecho, no se recomienda que pasen más de seis horas entre una comida y otra porque tu cuerpo puede empezar a interpretar que hay escasez de alimentos y entonces empezará a ahorrar energías, o sea, calorías, por lo que almorzar y merendar resulta fundamental para que la quema de grasas sea constante.

Además, se ha demostrado que merendar también tiene múltiples beneficios para tu salud mental, ya que reduce la ansiedad por comer, redundando así en un mejor humor y sensación de bienestar. Por otra parte, comer a media tarde puede suponer una recarga de pilas para tu organismo y enseguida empezarás a notar un subidón de energía para acabar el día con buen pie.

Merendar se convierte en sinónimo de comer bollería industrial u otros aperitivos saladosMerendar se convierte en sinónimo de comer bollería industrial u otros aperitivos salados

Pautas para una buena merienda

Sin embargo, en muchas ocasiones merendar se convierte en sinónimo de comer bollería industrial u otros aperitivos salados que se llevan de un plumazo toda la parte positiva y beneficiosa para salud. Así, hay que dejar claro que no todo vale a la hora de hacer un alto a media tarde para saciar el apetito, existiendo alimentos que, por sus propiedades nutritivas, son mejor que otros para merendar y merece la pena apostar por ellos. En primer lugar, los lácteos son una fuente estupenda de calcio y proteínas, por lo que un vaso de leche, un yogur bajo en grasa o unos cuantos trozos de queso vienen genial a esta hora del día.

Sin ninguna duda, las frutas son otro de los alimentos que no deberían faltar a la hora de la merienda, ya que aportan gran parte del agua, las vitaminas y la fibra que el cuerpo humano necesita. Del mismo modo, también habría que pensar en los cereales y los frutos secos a la hora de pararse a merendar, teniendo en cuenta la cantidad de energía que ofrecen al organismo. Así, puede prepararse una estupenda merienda combinando un poco de todos los grupos anteriores, como un yogur con avena o nueces acompañado de una manzana o mandarina.

Merendar es fundamental para mantener un estilo de vida saludableMerendar es fundamental para mantener un estilo de vida saludable

Por último, también es importante señalar que la hora a la que se merienda también es determinante para asegurar el efecto beneficioso que este hábito tiene para la salud. Lo ideal es hacerlo unas tres horas después de comer y antes de cenar, sirviendo como buen ejemplo la siguiente rutina: comer a las 14:00, tomar una pieza de fruta a las 17:00 y cenar a las 20:00. Si una persona merienda muy tarde puede llegar a la hora de la cena sin hambre y acostarse con el estómago vacío, lo que terminará provocándole insomnio un deseo casi irrefrenable de atracar la nevera a altas horas de la noche para darse un atracón. Por eso, merendar es fundamental para mantener un estilo de vida saludable y asegurar una dieta equilibrada y variada.

Artículos recomendados