Menú
5 ejercicios contra la flacidez
5 ejercicios contra la flacidez
¡NO HAY EXCUSAS!

5 ejercicios contra la flacidez

Muchas personas buscan endurecer las distintas partes de su cuerpo gracias a la práctica de deporte y ejercicio de las mismas.

Lara Fernández Díaz

Hoy en día, son muchas las personas que se ven acomplejadas debido a lo que consideran un exceso de flacidez en su cuerpo y por ello, deciden comenzar a practicar deporte o centrarse en realizar ejercicios que tengan como objetivo luchar contra esta flacidez y endurecer las distintas zonas del cuerpo. En definitiva, esta flacidez encuentra su razón de ser en la pérdida que se produce de elastina y fibras de colágeno en la piel. Son muchos los motivos que pueden llevar a aumentar la flacidez corporal, pero esta puede disminuir gracias a gran cantidad de ejercicios. En concreto, existen cinco categorías de ejercicios según la parte del cuerpo que se trabaja dentro de las cuales, a su vez, se encuentran muchas opciones de endurecer y reducir la flacidez.

Adiós a la flacidez con estos ejercicios

  1. Brazos: Estos ejercicios puede practicarse con mucha facilidad ya que, aunque es bueno utilizar mancuernas o pesos, también se puede hacer uso de otro tipo de objetos. De hecho, son muchas las personas las que lo practican en casa, donde cuentan con algunos pesos que previamente han comprado, pudiendo así ahorrarse tiempo y dinero. Pero, ¿qué ejercicios son buenos para reducir la flacidez? El trabajo de bíceps o tríceps con peso de mancuerna o disco, las flexiones de brazos... En concreto, esta última puede hacerse de distintas maneras, al igual que muchos otros ejercicios donde se trabaja el brazo. Por lo tanto, lo fundamental será que la persona en cuestión varíe su forma de entrenar los brazos mezclando distintos ejercicios y que con el tiempo vaya perfeccionando la técnica. Aunque no es la zona donde más rápido demuestran los resultados, si es cierto que con constancia, cualquier persona no tardará en sentir esta zona más endurecida.
  2. Ten en cuenta que los brazos es una de las zonas donde más tardan en verse los beneficiosTen en cuenta que los brazos es una de las zonas donde más tardan en verse los beneficios

  3. Piernas: Esta zona es una de las que más complejos suele crear entre las personas que se proponen encontrar ejercicios que consigan no sólo reducir su volumen sino también la flacidez. Sobre todo, en la parte más superior de las mismas, lo que se conoce como muslos. Son muchos los ejercicios recomendados para conseguir este objetivo y más allá del entrenamiento es positivo que la persona también realicen un tiempo determinado de cardio con el fin de eliminar líquidos, grasa y flacided. En cuanto a los ejercicios son muchas las opciones: sentadillas, zancadas, sentadillas sumo, elevaciones de piernas, puente... Es importante, al igual que en el anterior caso, mantener la constancia e ir cogiendo más peso poco a poco en cada uno de los ejercicios que se lleven a cabo.
  4. Glúteos: La celulitis y flacidez acumulada en la zona de los glúteos es muy común, sobre todo, en las mujeres. Aunque sea una de las zonas del cuerpo donde más cueste desarrollar, endurecer y por lo tanto, desprenderse de la flacidez, no es imposible. Son muchos los ejercicios que se pueden llevar a cabo para cumplir con este objetivo y casualmente algunos de ellos ya han sido mencionados en el caso anterior ya que en muchas ocasiones cuando se trabaja glúteo también se está trabajando pierna y viceversa.

    Es bueno combinar distintos tipos de ejercicio para eliminar la flacidez de los glúteosEs bueno combinar distintos tipos de ejercicio para eliminar la flacidez de los glúteos

    Las sentadillas, las pisadas con peso, la elevación de pelvis con mancuerna o la subida de escalón son sólo algunos de los ejercicios que pueden ponerse en práctica. Se recomienda en este caso, focalizar la fuerza y concentración en la zona del glúteo cuando se lleven a cabo los ejercicios con el fin de tirar de esta parte trasera y trabajarla al máximo. Por otro lado, también es bueno combinar varios ejercicios seguidos para conseguir un mejor ritmo aunque siempre respetando los segundos de descanso entre una serie y otra.

  5. Abdomen: Esta es otra de las zonas a trabajar. Si bien es cierto que la genética influye mucho en la forma del abdomen y la grasa acumulada en él, no hay nada que una buena alimentación y deporte puedan conseguir. En cuanto a los ejercicios, encontramos: La flexión del torso hacia las rodillas, la plancha abdominal, el trabajo de abdominales oblicuos con peso de disco o mancuerna, la plancha lateral, la elevación de piernas sobre esterilla... En este caso, hay tantos ejercicios de peso como ejercicios en los que únicamente se necesitará el propio cuerpo para activar el abdomen y trabajarlo.
  6. La genética influye mucho en el abdomen, pero con ejercicio y constancia todo puede cambiarLa genética influye mucho en el abdomen, pero con ejercicio y constancia todo puede cambiar

  7. Cara: Aunque menos habitual, algunas personas también buscan trabajar los músculos que se encuentran en el rostro. Para ello se recomienda hacer una especie de bostezo, abriendo la zona de la mandíbula y los ojos y aguantando unos segundos en tal posición. Con este ejercicio no sólo se podrán luchar contra la flacidez sino también relajar la tensión acumulada.

En definitiva, son muchos los ejercicios que pueden llevarse a cabo dentro de cada una de estas categorías para combatir con la flacidez. Será importante contar con la ayuda de un experto que guíe, sobre todo, a los más principiantes e ir aprendiendo poco a poco y sin agobiarse. Lo más importante a la hora de hacer deporte es la constancia y voluntad. Los resultados y las ganas de seguir ejercitando el cuerpo, vendrán solas.

Artículos recomendados