Menú
Meditación para equilibrar tus chakras
Meditación para equilibrar tus chakras
DEPURA EL CUERPO

Meditación para equilibrar tus chakras

Consigue entrenar tu mente y tu respiración con el ejercicio que te proponemos para notar beneficios físicos y lograr la paz mental.

Verónica Serrano Sevilla

En los tiempos que corren es muy importante dedicarse tiempo a una misma para evitar trastornos psicológicos que tengan un fuerte impacto en tu salud, como problemas de estrés o ansiedad que a la larga pueden derivar en dolores físicos. Además, pensar en ti conlleva unos beneficios que repercutirán en tu día a día, ya no solo haciendo que te sientas mejor y más aliviada, sino que también notarás una mayor implicación y concentración en tus tareas profesionales y relaciones personales.

Precisamente una de las técnicas milenarias que está en tendencia durante los últimos años para lograr ese bienestar personal es la meditación. Se trata de una práctica empleada para entrenar la mente sobre el dominio del cuerpo y conseguir una renovación espiritual tras su realización. Existen muchas técnicas de meditación, aunque todas están destinadas a lograr este objetivo y una de ellas, la que procedemos a explicar en este artículo, se basa en el equilibrio de los chakras. Pero antes de adentrarnos en ello, primero vamos a entender bien los objetivos de la meditación y conocer en qué se basan los chakras.

¿Qué es la meditación?

La meditación es un entrenamiento de la mente que cada persona realiza consigo misma para conseguir la liberación espiritual. Se basa en concentrar toda la atención en la respiración durante un tiempo determinado, dejando la mente en blanco, para relajar la actividad cerebral.

La práctica de esta meditación hará que te sientas mejorLa práctica de esta meditación hará que te sientas mejor

Entre los beneficios de meditar se encuentra la regeneración de la energía interna que repercute directamente en la personalidad, aportando mayor claridad a la hora de pensar, un sentimiento de optimismo y otros valores que tienen un efecto directo en los demás como pueden ser la generosidad o bondad.

Esto es así porque sentirnos bien con nosotras mismas tiene consecuencias positivas con el resto de nuestras acciones. La meditación, una práctica de origen budista, busca focalizar de forma plena la atención en la respiración para así olvidar el resto de problemas, ya sean físicos o psicológicos. Existen muchas formas de meditación, incluso algunas personas aprovechan momentos de reposo para realizarla, como pueden ser los viajes en transporte público. Lo óptimo es meditar sentada o tumbada, con los ojos cerrados y manteniendo una buena postura que contribuya a esa depuración.

Habrá que poner toda la atención en la respiraciónHabrá que poner toda la atención en la respiración

Asimismo, es normal no conseguir una completa concentración dado que la mente humana funciona continuamente y los pensamientos intrusivos pueden aparecer en cualquier momento. No obstante, meditar busca el entrenamiento de la mente y con el tiempo se mejoran los resultados. Además, algunos estudios recientes han demostrado los beneficios de la meditación, siendo los más importantes aquellos que tienen un uso terapéutico. Por ejemplo, la meditación se emplea para aprender a gestionar el dolor físico, aumenta la capacidad del hipotálamo y como consecuencia mejora la memoria de quienes la practican e incluso podría ayudar a regenerar el sistema nervioso, algo que muchos científicos ya habían descartado por completo.

¿Qué son los chakras?

La palabra 'chakra' significa 'círculo' o 'disco' y hace referencia a los centros de energía que existen en el cuerpo humano, según el hinduismo. Aunque en su origen solo se estipularon seis círculos de energía, en la actualidad se reconocen siete chakras y son un gran complemento de la meditación, el yoga y demás técnicas de relajación:

Existen 7 tipos de chakras que se distribuyen por la columna vertebralExisten 7 tipos de chakras que se distribuyen por la columna vertebral
  • Chakra raíz o de soporte: localizado en el suelo pélvico, influye en las glándulas suprarrenales y busca la libertad de pensamiento y supervivencia.
  • Chakra sexual: está a unos centímetros por debajo del ombligo y afecta al aparato reproductor. El chakra sexual está relacionado con el autorespeto y la realización de uno mismo.
  • Chakra del plexo solar: situado entre el ombligo y el corazón, su zona de influencia es el páncreas y representa el yo, la autoestima.
  • Chakra del plexo cardíaco: está en el pecho y regula la actuación de la glándula timo, que es la encargada de la producción de los linfocitos. Este ckakra representa el equilibrio, pues se encuentra en el centro, y también es símbolo del amor.
  • Chakra laríngeo: localizado entre la garganta y la tiroides, significa sabiduría y capacidad de comunicación. Además, representa la salud.
  • Chakra del tercer ojo: situado en el entrecejo, tiene poder de actuación en el hipotálamo y la hipófisis y representa la intuición. Guarda relación con la conciencia de cada uno.
  • Chakra de corona: está en la coronilla, es decir, en el punto más alto del cuerpo humano, influye en la epífisis o pineal y representa la espiritualidad conciencia superior.
Imaginarte unas ruedas en movimiento que simbolizarán la unión del cuerpo y la concienciaImaginarte unas ruedas en movimiento que simbolizarán la unión del cuerpo y la conciencia

Como puede comprobarse, los chakras se extienden a lo largo de la columna vertebral y cada uno es representado por un color determinado. El objetivo es tenerlos alineados, una tarea que se consigue con su visualización. Para ello hay que imaginarse ruedas en movimiento que simbolizan la conexión de cuerpo y conciencia en los puntos donde se concentran nervios y órganos vitales. Hay que tener todos los chakras abiertos o en movimiento para que la energía fluya y si uno de ellos está cerrado lo importante es tener consciencia del problema para solucionarlo.

Cómo meditar para equilibrar los chakras

El equilibrio entre tus chakras tendrá unas consecuencias positivas que notarás físicamente, pero antes has de limpiarlos. Para conseguirlo puedes recurrir a la meditación, así que comienza primero buscando el ambiente idóneo donde reine el silencio para facilitar tu concentración, aunque también puedes poner música para generar un ambiente zen. Puedes meditar recostada, adoptando la postura de la flor de loto o simplemente sentada sobre una silla con las manos en las rodillas.

Una vez que hayas activado el chakra tendrás que limpiarloUna vez que hayas activado el chakra tendrás que limpiarlo

Para empezar con la técnica hay que visualizar el cuerpo, donde lo que importan son los chakras. Observa en tu mente los siete discos colocados a lo largo de tu columna vertebral y piensa en que hay que activarlos uno a uno. Para ello primero hay que centrarse en el chakra raíz y así comenzar desde el principio. Imagina una bola de fuego que nace del centro de ese círculo de energía, que se agranda y vuelve a él, al mismo tiempo que activas con tu cerebro los músculos de esa zona. Con este ejercicio habrás activado el chakra raíz.

A continuación debes limpiar el chakra para que este en equilibrio. Visualiza una barra de energía de color blanco que baja en línea recta desde tu chakra de corona hasta el de raíz y una vez en él, haz que la barra blanca gire cogiendo velocidad, de tal forma que el fuego vaya transformándose en otros colores oscuros que simbolicen energías negativas. Después irán subiendo por la línea de todos los chakras hasta expulsarlos de tu cuerpo completamente, quedando el chakra raíz de un color rojo vibrante. Esto significará que ya está activo y limpio, así que es el turno de repetir este procedimiento con cada chakra para lograr el equilibrio.

Artículos recomendados