Menú
Qué es el fasting o ayuno intermitente
Qué es el fasting o ayuno intermitente
CONSEJOS SALUDABLES

Qué es el fasting o ayuno intermitente

Los períodos de tiempo en los que se consumen alimentos se han convertido en la clave para conseguir perder peso.

Lara Fernández Díaz

Cada vez son más las personas que ponen en práctica el ayuno intermitente o fasting. Este consiste en concentrar la alimentación en determinada franja horaria del día, de tal manera que haya un período de tiempo en el cual no se consuma ningún alimento haciendo ayuno de forma intermitente.

En la actualidad, existen multitud de maneras de llevarlo a cabo pero por lo general, una de las más comunes es la de no comer durante dieciséis horas al día y realizar las tres comidas en las ocho horas restantes. También está la de dividirlo en doce horas sin comer y las otras doce restantes, hacerlo.

De hecho, estos ayunos también pueden llegar a prolongarse incluso veinticuatro horas. En esos casos deberán de llevarse a cabo con una exhaustiva supervisión profesional. Algo que también se deberá de hacer en el caso de que la persona decida llevar a cabo cualquier tipo de ayuno intermitente contando con una patología. Sin embargo, no cualquiera permite hacerlo ya que en algunos casos, está terminantemente prohibido llevarlo a cabo.

El fasting consiste en concentrar la alimentación en franjas horariasEl fasting consiste en concentrar la alimentación en franjas horarias

Sea como sea, es aconsejable consultar con un especialista este plan de fasting e ir viendo con detenimiento como es la evolución del mismo. Si esta es favorable, se podrá continuar con este y en caso de que en horas de ayuno la persona tenga hambre, podrá intentar suplirlo con cafés, infusiones o agua.

Beneficios del fasting

Es evidente que el objetivo principal de las personas que llevan a cabo el fasting es la pérdida de peso, ya que esta es la primera consecuencia que tiene lugar. Esto se debe a que si la persona pasa muchas horas sin comer, tendrá más facilidad de quemar grasa cuando lo haga. Además, el cuerpo no transforma ese alimento en grasa sino en glucógeno o estramadol.

No obstante, es importante recordar que esta práctica únicamente será efectiva si durante las horas del día en las que se coma, se hace evitando excederse en comida basura, alimentos saturados o procesados, etc. Es decir, de nada valdrá hacer ayuno intermitente si después la alimentación no se va a cuidar lo más mínimo.

La pérdida de peso es el principal objetivo de esta prácticaLa pérdida de peso es el principal objetivo de esta práctica

Por otro lado, hay que tener en cuenta que esta técnica no ayudará solo a bajar peso sino también a que los músculos crezcan y se fortalezcan. Además, evitará la aparición de problemas de azúcar y de estrés. También permitirá un mejor envejecimiento y concentración. En definitiva, no solo serán estos los beneficios de llevar a cabo el fasting sino que además, la persona aprenderá a ser capaz de llevar una alimentación sana y controlada, sin tener la necesidad de consumir alimentos que nada bueno aportan al organismo y que además, generan dependencia y evitan la pérdida de peso.

Peligros del ayuno intermitente

A pesar de que el fasting cuenta con diversos beneficios también puede ser una práctica peligrosa y negativa para algunas personas. Por ello, es importante tener cuidado a la hora de ponerla en marcha además de consultar antes a un especialista o experto de manera personalizada y a su vez, no excederse en los tiempos.

Tal y como se ha comentado, el ayuno intermitente no consiste en dejar de comer sino en contar con un espacio de tiempo al día en el cual no se consuma ningún alimento y otro en el que se tomen las calorías necesarias para mantener la normalidad en nuestro organismo. Por lo tanto, está totalmente prohibido llevar a cabo ayunos prolongados en el tiempo, ya sean días, semanas o meses.

Se recomienda no actuar sin la supervisión de un profesionalSe recomienda no actuar sin la supervisión de un profesional

De igual manera, en el caso de los niños, ancianos, embarazadas o las personas que sufran algún tipo de enfermedad, esta práctica tampoco estará permitida pues puede poner en riesgo la salud y provocar unas consecuencias o efectos de lo más negativos. En definitiva, es fundamental cuidarse a uno mismo y saber hasta donde puede llegar el cuerpo. Esto es algo que se podrá saber de mejor manera con la ayuda de especialistas.

Un desmayo, una bajada de tensión e incluso, fatiga, serán motivos más que suficientes para darse cuenta de que se debe de dejar de practicar este ayuno intermitente ya que el organismo no se está viendo beneficiado. Es por ello que el control sobre el fasting debe de ser muy riguroso ya que de no ser así, puede provocar la aparición de ciertos trastornos o problemas, como por ejemplo mentales, de comportamiento alimentario, etc.

En conclusión, que el ayuno intermitente o fasting cuenta con inmejorables beneficios es un hecho. Sin embargo, en cuestiones de salud y alimentación es importante no jugársela ya que se puede perder mucho más de lo que se gana. Por este motivo se recomienda no actuar sin la supervisión de un conocedor en el tema y tener precaución a la hora de establecer los tiempos. Además, en caso de no poder llevarlo a cabo no hay problema, pues son muchas otras las opciones que existen para llegar a los mismos resultados.

Artículos recomendados