Menú
Dieta flash: dieta para cambiar el ritmo nutricional del cuerpo
Dieta flash: dieta para cambiar el ritmo nutricional del cuerpo
BAJAR DE PESO

Dieta flash: dieta para cambiar el ritmo nutricional del cuerpo

Este régimen, a diferencia de las dietas milagro, sustenta su éxito en educar al cuerpo sobre la forma correcta de comer. Su método se basa en la reducción de grasa y azúcar, pero no de proteínas.

Lucía Mejuto del Villar

El verano es una época para relajarse tomando el sol en la playa o disfrutando de un chapuzón refrescante en la piscina. Durante estos meses de calor también se producen muchos excesos en forma de comilonas y algún que otro helado. Pero para eso está el verano, ¿no? Para disfrutar de un merecido descanso después de un intenso año de trabajo. Aún así son muchas las personas que después de estos meses comprueban que han subido de peso y quieren hacer algo al respecto.

Empezar una dieta, ya sea en verano como en cualquier época del año, no solo requiere una gran fuerza de voluntad, sino que debe ser siguiendo un plan alimenticio prescrito por un profesional -ya que no todas las dietas son recomendables para cualquier persona- y nunca sumándose a las 'dietas milagro' que se basan en pasar hambre. Éstas pueden causar serios problemas, además del conocido 'efecto rebote'. Y, en caso de que realmente resulten en una bajada de peso, lo más seguro es que se trate tan sólo de agua o de una reducción de la masa muscular.

¿Qué es la dieta flash?

Actualmente hay muchos planes alimenticios para bajar de peso que están de moda, desde la dieta Atkins a la dieta Dunkan. Sin embargo, al contrario que ocurre con éstas últimas, la dieta flash lleva más de 40 años modificándose y adaptándose para que el resultado sea el esperado y reduciendo cualquier impacto negativo en el organismo. Su origen se encuentra en la Universidad de Harvard, cuando en 1975 comenzó a estudiarse cuál era la cantidad de proteínas necesarias que necesitaba el cuerpo humano para bajar de peso, reduciendo también el aporte de glúcidos y de grasas en niveles óptimos para no perder masa muscular.

Habrá que tener paciencia y constancia con esta dieta para obtener buenos resultadosHabrá que tener paciencia y constancia con esta dieta para obtener buenos resultados

Esta es una dieta que se centra en la ingesta de proteínas, por lo que se encuadraría dentro de los planes normoprotéicos. Y es que las proteínas son un tipo de macromoléculas que son esenciales para el cuerpo humano. De ellas depende, por ejemplo, la formación y reparación de las uñas, los huesos, el cartílago o los tejidos. También protegen frente a patógenos externos, aportan un elevado índice de energía, participan en procesos metabólicos y nutren a todo el organismo de determinadas sustancias como el oxigeno. De ahí la importancia de que una dieta adelgazante respete el consumo de proteínas, que se calcula que debe ser de 1 gramo diario por cada kilo de peso.

¿En qué consiste la dieta flash?

Este régimen se caracteriza, como se indicaba anteriormente, por mantener el aporte de proteínas mientras se reduce la ingesta de hidratos de carbono y grasas. Éstos últimos irán introduciéndose de nuevo en la dieta de forma paulatina dependiendo de la etapa de la dieta en la que se esté. Y es que la dieta flash cuenta con 3 etapas:

Acompaña tus paltos siempre con algo de verde, ya sena carne o pescadoAcompaña tus paltos siempre con algo de verde, ya sena carne o pescado
  1. La fase inicial: tiene una duración de 2 semanas en las que tan solo se consumen verduras verdes y proteínas vegetales, que serán esenciales para no perder masa muscular. Se reduce la ingesta de azúcares en un mínimo de 50 gramos diarios y se eliminan completamente las grasas. De esta forma, se logrará que el cuerpo comience a gastar las reservas de azúcar y de grasa para lograr energía. Al igual que ocurre con cualquier régimen para adelgazar, esta etapa es la más dura, pero gracias a las proteínas vegetales se evitará la sensación de hambre que suelen acompañar a las dietas.
  2. La fase intermedia: en esta etapa se mantiene el consumo de proteínas pero, poco a poco, se van introduciendo otros alimentos como la fruta, los derivados lácteos, algunas legumbres y proteínas de origen animal. También es el momento en el que se educa al cuerpo en nuevos hábitos alimenticios que serán esenciales para no volver a subir de peso tras haber finalizado la dieta.
  3. La fase intermedia: también conocida como mantenimiento y en la que consiste en seguir unas pautas alimenticias correctas durante toda la vida. En este sentido es muy importante interiorizar aspectos como los planes de comidas a seguir y las horas a las que hay que hacerlas -lo que se conoce como crononutrición-, así como las pausas entre ellas -la ritmonutrición-. De esta forma se consigue evitar el temido efecto rebote con el que terminan muchas de las dietas que se siguen sin ningún control médico.

Ejemplo de menú de la dieta flash

Dia 1

  • Desayuno: un café con leche de soja acompañado de 2 rebanadas de pan integral con miel.
  • Media mañana: 2 frutas.
  • Almuerzo: un poco de pasta con tomate acompañada de una ensalada de lechuga.
  • Merienda: 1 manzana.
  • Cena: pescado blanco preparado en el horno y acompañado de patatas y ensalada.

Es importante no saltarse ninguna de las fasesEs importante no saltarse ninguna de las fases

Día 2

  • Desayuno: un café con leche de soja acompañado de 2 rebanadas de pan integral con miel.
  • Media mañana: macedonia de frutas.
  • Almuerzo: crema de verdura acompañada de 2 rebanadas de pan integral y un poco de ensalada.
  • Merienda: macedonia de fruta.
  • Cena: pescado a la plancha con ensalada de tomate, maíz, zanahorias y un poco de queso mozzarella.

Día 4

  • Desayuno: un café con leche de soja acompañado de 2 rebanadas de pan integral con miel.
  • Media mañana: 1 plátano.
  • Almuerzo: risotto de setas con zanahorias cocidas.
  • Merienda: 1 yogur 0% materia grasa.
  • Cena: Pechuga de pollo a la plancha con patata cocida de guarnición.

Día 5

  • Desayuno: un café con leche de soja acompañado de 2 rebanadas de pan integral con miel.
  • Media mañana: 1 manzana.
  • Almuerzo: ensalada de pasta integral con un poco de tomate, aceite de oliva virgen extra y mozzarella.
  • Merienda: 1 pera.
  • Cena: pescado a la plancha con puré de patata aderezado con orégano y aceite de oliva virgen extra.

Día 6

  • Desayuno: un café con leche de soja acompañado de 2 rebanadas de pan integral con miel.
  • Media mañana: 1 yogur 0% materia grasa.
  • Almuerzo: ensalada de arroz con gambas cocidas y calabacín.
  • Merienda: 1 manzana.
  • Cena: ternera a la plancha con ensalada de lechuga, zanahoria y tomate.

La crema de verduras serán tu gran aliadoLa crema de verduras serán tu gran aliado

Día 7

  • Desayuno: un café con leche de soja acompañado de 2 rebanadas de pan integral con miel.
  • Media mañana: macedonia de frutas.
  • Almuerzo: crema de verdura acompañada de 2 rebanadas de pan integraL.
  • Merienda: 1 yogur 0% materia grasa.
  • Cena: bacalao a la plancha con patata cocida y ensalada de tomate.

Beneficios de la dieta flash

Evidentemente, el primer objetivo de esta dieta es bajar de peso y está especialmente orientada hacia personas con obesidad. Sin embargo, cualquier persona puede seguir esta dieta, pero siempre bajo la supervisión de un profesional que vaya orientando y estableciendo las pautas. Y es que el peso que se puede perder en esta dieta es bastante elevado y en poco tiempo: un máximo de 8 kilos mensuales en el hombre y hasta 6 al mes en el caso de la mujer.

Otro de los puntos a favor de este régimen es que asegura que en ningún momento la persona que lo está siguiendo va a pasar hambre, ya que se cuenta con un plan de recetas que se puede ir variando durante los distintos días que dure el plan.

Artículos recomendados