Menú
Vitaminas para subir las defensas en invierno
Vitaminas para subir las defensas en invierno
BUENA ALIMENTACIÓN

Vitaminas para subir las defensas en invierno

Es importante reactivar las defensar para evitar coger los clásicos catarros o que el cuerpo no esté al 100% en las actividades diarias.

Sheila González Oliva

El cambio de temperatura es una de las causas a la hora de que las defensas bajen. En la época de octubre y noviembre se produce una primera oleada de gripe y constipados, ya que el cuerpo está acostumbrado a soportar temperaturas que superar los 25 grados de día, pero que luego por la noche bajan casi hasta la mitad. De repente, un día ya hace frío y eso hace que nuestro organismo se resienta. Por las mañanas calor, por las tardes refresca, pero luego por las noches necesitamos nuestros primeros abrigos.

Para evitar ponernos malos con los cambios de temperatura a la llega del invierno es necesario cuidar nuestros sistema inmunológicoPara evitar ponernos malos con los cambios de temperatura a la llega del invierno es necesario cuidar nuestros sistema inmunológico

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico hace que nuestro organismo esté preparado ante cualquier agente externo protegiéndolo de factores endógenos. Es una defensa natural que también se llama sistema inmune. El cuerpo destruye cualquier tipo de proceso infeccioso que causen daño al organismo haciendo que la salud se encuentre en buen estado.

Síntomas que indican defensas bajas

Cuando nuestro cuerpo presenta un mal estar constante, no hay suficiente energía para abordar el día, se presentan cuadros de fiebre, tos, constipados frecuentemente, son indicadores de que algo no marcha bien. Esto quiere decir que nuestro sistema inmunitario no está actuando correctamente, y que por consiguiente las defensas se encuentran bajas.

Algunos de los síntomas que indican que tenemos las defensas bajas son la fiebre, los herpes, las náuseas, las diarreas...Algunos de los síntomas que indican que tenemos las defensas bajas son la fiebre, los herpes, las náuseas, las diarreas...

Es por eso que hay que prestar atención cuando se presenten los siguientes síntomas para poner un remedio cuanto antes y estar recuperados para nuestra rutina diaria. No obstante, cuando hay aparición de herpes, sobre todo en la zona de los labios quiere decir que las defensas están algo bajas. El cansancio excesivo es otro de los síntomas que debemos tener en cuenta. Las náuseas y vómitos también son signo de que debemos cambiar nuestra alimentación y nuestro hábitos. La diarrea durante más de una semana es otro de los míticos síntomas de que se tienen las defensas bajas. Por suerte, hay remedios de lo más naturales o recetas prescritas por nuestro médico de confianza que hará que recuperemos la energía lo más rápido posible.

El factor estrés también estará presente cuando se tienen las defensas bajas, al igual que ocurre con la caída del cabello repentino y en grandes cantidades. Este conjunto de síntomas hará que el cuerpo no descanse de la forma adecuada y se alargue el proceso de mal estar. Por eso, en cuanto se note el mínimo cambio en el ritmo diario hay que tomar las medidas pertinentes, sobre todo en invierno o en cambios de estación que es cuando el cuerpo es más propenso a sufrir este tipo de recaídas.

El estrés también influye en la pérdida de defensasEl estrés también influye en la pérdida de defensas

Cómo evitar tener las defensas bajas

Para evitar bajar las defensas existen unos remedios de lo más eficaces, que no solo servirán en invierno sino en el resto del año. Asimismo, la época donde las defensas se resienten más es en invierno. Para ello hay que concienciarse de tomar ciertos alimentos para reforzarlas y evitar caer malos recurrentemente. Uno de los remedios más eficaces y saludables es tomar mucha vitamina C. ¿A quién lo le gusta un zumo de naranja? Tomar este jugo una o varias veces al día activará el organismo de manera considerable.

La vitamina C ayuda al sistema inmunológico a estar preparado para el frío. No debe faltar vitamina C en la dieta diaria para así poder evitar tener las defensas bajas. Otra de las vitaminas que ayudan a reforzar nuestro sistema inmunológico es la vitamina B3. Este tipo de vitamina es la que se encarga de tener las mucosas en condiciones normales, algo que es muy positivo ya que en invierno la congestión es una de las afecciones más frecuentes en invierno.

Hay que ingerir alimentos ricos en vitamina C, D y BHay que ingerir alimentos ricos en vitamina C, D y B

Las vitaminas del tipo B son hidrosolubles y son muy buenas para el cerebro y la hinchazón. Del mismo modo este tipo de vitamina es buena para el corazón. El estrés se puede liberar tomando mucha vitamina B, ya que hay ciertas enzimas que se presentan en la producción de hormonas suprarrenales. Para mantener las articulaciones en buenas condiciones, la vitamina B hará que actúe sobre ellas como un potente antiinflamatorio, aliviando así el dolor y otro tipo de dolencias. Tampoco hay que olvidarse de tomar vitamina D, que es la encargada de mantener los huesos en buen estado.

Productos naturales para reforzar las defensas

Existen ciertos productos totalmente naturales que se pueden añadir a la rutina diaria para reforzar esas defensas. Unos de esos productos es la clásica Jalea Real. Con tan solo una toma al día el cuerpo se verá mucho más enérgico y con mucha más vitalidad para afrontar el día. La Jalea Real se puede encontrar en cualquier herbolario o farmacia.

Los zumos naturales son un gran aliado para reforzar nuestras defensasLos zumos naturales son un gran aliado para reforzar nuestras defensas

El jarabe de ajo y miel es otro de los remedios eficaces para pasar un invierno con el sistema inmunitario activado y reforzado. Este alimento hace que el cuerpo actúe como antibiótico natural, eliminando virus e infecciones, además de ser un excelente diurético y buen aliado para el sistema digestivo.

El zumo de mandarina y limón también ayuda a reforzar las defensas cuando el frío acecha. Los ingredientes para hacer este jugón serán: mandarina, limón, jengibre y miel de abeja, ¡delicioso! Siguiendo con la dinámica de los zumos, el de verduras y un mixto de frutas también es un gran aliado para reforzar las defensas. Este tipo de jugo llevará: naranja, ajo, cebolla y brócoli. Algo que a simple vista no puede ser del todo apetecible pero que no está nada mal, y lo mejor es que es muy saludable para nuestro organismo.

Lo ideal en invierno, y en el resto del año, es intercalar todo tipo de alimentos para que nuestras defensas nunca caiganLo ideal en invierno, y en el resto del año, es intercalar todo tipo de alimentos para que nuestras defensas nunca caigan

Un cambio en la dieta también ayudará a reforzar las defensas siguiendo siempre una dieta sana y equilibrada. Los caldos de pollo o verduras en invierno hace que nuestro cuerpo entre en calor rápidamente y por consiguiente active sus defensas para periodos en los que el sistema inmune no está al 100%. Intercalar verduras, pescado y carne durante toda la semana hace que el cuerpo esté reforzado y preparado ante cualquier recaída. No obstante, el uso de la bufanda para evitar cualquier amigdalitis -ya que son de lo más recurrentes en este periodo- hará que el cuerpo se vea protegido ante cualquier factor externo que quiera penetrar en el sistema inmunológico. Salir abrigados y tomar todo tipo de alimentos es la clave para que el invierno no debilite el cuerpo.

Artículos recomendados