Menú
Beneficios de nadar durante el embarazo
Beneficios de nadar durante el embarazo
EMBARAZO FELIZ

Beneficios de nadar durante el embarazo

Durante el embarazo tu cuerpo no quiere ejercitarse pero debes forzarte a ello con uno de los mejores deportes: la natación.

Alicia Rebollo Sánchez

Estar embarazada no significa que estemos impedidas o que no podamos hacer ningún tipo de actividad física. Aunque es cierto que debemos tener cuidado y tomar más precauciones de lo normal, realizar ejercicio durante media hora mientras estamos embarazadas puede proporcionarnos muchos beneficios a nuestra salud y a la de nuestro bebé.

En este sentido uno de los ejercicios que los médicos más recomiendan es la natación. Dentro del agua, las embarazadas se sienten más ligeras y relajadas a pesar de la tripa y la tensión en la espalda. Como el cuerpo pesa menos, se pueden realizar ejercicios sin apenas esfuerzos, que fuera del agua se harían imposibles de llevar a cabo. Asimismo, la presión que ejerce el agua impide hacer movimientos bruscos y por lo tanto prevenimos posibles traumatismos.

Beneficios de la natación durante el embarazo

Durante los nueve meses de embarazo, son muchas las actividades físicas que puedes realizar siempre y cuando no impliquen riesgos de caídas, golpes o temperaturas elevadas. Es por esto por lo que uno de los deportes que más recomiendan los médicos a las embarazadas es la natación. Especialmente por todos los beneficios que esta actividad supone a las embarazadas.

La natación es la mejor actividad física para practicar durante el embarazoLa natación es la mejor actividad física para practicar durante el embarazo
  • El agua hace que te sientas más ligera y que no notes tanto el peso que cargas mientras estás embarazada.
  • Mejora la circulación.
  • Al nadar fortaleces y tonificas los músculos, especialmente los de los brazos y piernas, algo que te ayudará a cargar con el peso.
  • Contrarresta la presión que puedes ir ganando en la espalda por el progresivo crecimiento de tu vientre
  • Fortalece los músculos para evitar la tendencia del embarazo en que se curvan la columna y los hombros y se inclina la pelvis.
  • Te proteges del calor al estar en el agua
  • Los ligamientos y articulaciones se fortalecen para evitar daños.
  • Quemas calorías
  • Hace que te sientas menos cansada
  • Te ayuda a dormir mejor

Todos estos beneficios en conjunto hacen que lleves mejor todos los cambios físicos y psicológicos a los que tendrás que enfrentarte durante el embarazo. Es importante que recuerdes que tienes que adaptar la actividad física a cada etapa de la gestación, por lo que no podrás realizar el mismo ejercicio en el primer trimestre que en el último.

¿En qué estilo puedo nadar durante el embarazo?

Si tu médico no te pone ninguna pega para realizar esta actividad, podrás nadar a espalda, crol y braza, no obstante, deberás tener en cuenta que a medida que tu embarazo va progresando, es necesario que vayas modificando las posiciones del cuerpo y los diferentes estilos:

Los ejercicios de espalda son los más recomendadosLos ejercicios de espalda son los más recomendados
  • Espalda: Este estilo es el más recomendado para las embarazadas que solo nadan de vez en cuando. En el tercer trimestre se aconseja hacerlo en una posición semisentada, con la tripa hundida, para que el peso del bebé no interfiera en la circulación de la madre.
  • Crol: Si estás acostumbrada a nadar y lo hacías habitualmente antes de estar embarazada, este estilo es el que mejor puede funcionarte ya que aporta el beneficio cardiorrespiratorio más completo. Sin embargo, puede ser el más complicado de realizar porque es difícil controlar la coordinación y quizá sea el que más cansa.
  • Braza: Este estilo trabaja de forma más concreta glúteos, abductores y periné. Hay que tener cuidado y prestar especial atención a las extensiones de la zona lumbar ya que si mientras lo realizamos notamos molestias o dolor es mejor dejarlo y optar por una posición dorsal.
Se aconseja hacer paradas de 10 minutos entre los ejerciciosSe aconseja hacer paradas de 10 minutos entre los ejercicios

Realicemos el estilo que realicemos, se aconseja hacer paradas cada 10 minutos para relajarse flotando boca arriba. Así estaremos más cómodas y nos aseguraremos de no sobrepasar las 140 pulsaciones por minutos, ya que esto puede ser peligroso para nuestro bebé.

Cómo nadar en cada trimestre del embarazo

Primer trimestre

Si estás en los tres primeros meses del embarazo, puedes nadar durante 30 minutos al día. Si este ejercicio lo realizas por las mañanas, te ayudará a evitar náuseas y te dará más energía para sobrellevar el resto del día.

Segundo trimestre

Llegados a esta etapa de gestación, es preferible utilizar un bañador premamá para sentirte más cómoda, aunque te haya crecido poco el vientre. Recuerda que aumentar de peso no significa que tengas que dejar de nadar ya que gracias a la flotabilidad del agua podrás nadar de espaldas sin perjudicar la circulación sanguínea del feto.

Tercer trimestre

En la recta final de tu embarazo, el estilo que mejor te vendrá por tu estado será la braza, ya que te alargará los músculos del pecho y encoge los de la espalda. Esto te supondrá muchos beneficios porque estas zonas de la espalda son las que más pueden desalinearse durante la gestación. En este momento, también es muy recomendable nadar con un tubo de respiración para evitar la presión en el cuello que se crea al subir y bajar para coger aire.

Hay que hidratarse a la hora de hacer ejercicioHay que hidratarse a la hora de hacer ejercicio

Asimismo tendrás que estar bien hidratada tanto a la hora de realizar ejercicio como después. También deberás tener presente que antes de realizar este o cualquier otro ejercicio debes consultarlo con tu médico.

¿Hasta cuándo puedo seguir nadando?

La verdad es que en este sentido los expertos no se ponen de acuerdo, unos opinan que es beneficioso nadar hasta el mismo momento del parto ya que al final del embarazo es cuando más se necesitan los beneficios del agua, sin embargo, otros recomiendan abandonar este ejercicio en el octavo mes de gestación ya que existe el riesgo de perder el tapón mucoso durante el ejercicio, no obstante, lo recomendable es que lo consultes con tu ginecólogo y que si notas alguna molestia lo abandones.

Precauciones para antes de nadar

  • Dúchate antes de meterte en el agua para evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Entra lentamente a la piscina, por las escaleras y de espalda al agua con cuidado para evitar resbalones.
  • No te bañes en el mar si el agua está fría, sucia o el oleaje es muy fuerte.
  • Calienta y estira antes de entrar al agua.
  • No bucees.
  • Dúchate al salir y quítate el bañador mojado.

Artículos recomendados