Menú
Ejercicios que no hay que hacer durante el embarazo
Ejercicios que no hay que hacer durante el embarazo
EVITA LOS RIESGOS

Ejercicios que no hay que hacer durante el embarazo

Desde sentadillas, abdominales, levantamiento de pesas hasta deportes de contacto: se trata de ejercicios que pueden poner en riesgo la salud de la madre y del bebé.

Verónica Serrano Sevilla

El embarazo es una etapa que produce cambios en toda mujer. No se trata únicamente de cambios psicológicos producidos por las hormonas y que afectan de manera inevitable al modo de ser dado que generan unos procesos químicos que no se pueden frenar. También están los cambios físicos que quedan reflejados en el cuerpo humano y que suelen conllevar un aumento de peso considerable con la consecuente flacidez.

Como es normal, muchas mujeres embarazadas quieren cuidar su figura durante su período de gestación para que una vez que haya nacido el bebé les sea más fácil volver a su peso inicial. Por este motivo, algunas se apuntan a actividades deportivas adaptadas a premamás y otras practican ejercicios o deportes por su cuenta para mantener su movilidad. Sin embrago, hay que ser cuidadosas porque algunas actividades pueden ser de riesgo para el embarazo y no conviene realizarlas.

Ejercicios que no realizar durante el embarazo

Aunque durante el primer trimestre del embarazo se puede seguir realizando el mismo ejercicio físico aunque tomando algunas precauciones, a partir de los cuatro meses de gestación conviene comenzar a moderarse. Por eso existen varios ejercicios que hay que realizar con extremo cuidado o que directamente será mejor aparcar para después del parto:

Si decides seguir levantando pesas deben ser de hasta 5 kilosSi decides seguir levantando pesas deben ser de hasta 5 kilos

  • Sentadillas: se trata de una forma eficaz de tonificar los glúteos y las pantorrillas jugando con nuestro propio peso, pero realizarlas de manera equivocada puede desembocar en lesiones. La forma idónea es bajar hasta flexionar las rodillas formando con ellas un ángulo de 90 grados y quedarse abajo por unos 10 segundos. No obstante, tienes que tener mucho cuidado de guardar la postura correcta porque agacharse durante el embarazo puede ser peligroso, especialmente en el tercer trimestre. Siempre puedes optar por agarrarte a alguna silla para no perder el equilibrio y realizar las sentadillas de forma lenta y pausada.
  • Levantar pesas: en realidad el levantamiento de pesas está permitido para premamás siempre y cuando el peso sea pequeño. Más de 5 kilos comienza a tratarse como peso pesado, así que lo mejor es evitarlo. El levantamiento de pesas conlleva una contención de la respiración para ganar fuerza y como consecuencia, el oxígeno llega más difícilmente al útero. Así que aunque estés acostumbrada a este tipo de ejercicios, ten en mente que el cuerpo cambia durante el embarazo y el esfuerzo soportado puede variar. No obstante, el levantamiento de mancuernas pequeñas es muy recomendado para ganar masa muscular en los brazos con diferentes rutinas de ejercicios.
  • Abdominales: los ejercicios de abdominales son recomendables durante los primeros trimestres del embarazo, pero has de saber que no se trata de las clásicas abdominales que realizamos colocadas boca arriba. Los ejercicios que trabajan los abdominales pueden resultar muy beneficiosos dado que preparan los músculos de la zona para el momento del parto y pueden realizarse estando sentadas, de rodillas o tumbadas de lado. Sin embargo, los abdominales clásicos que realizamos boca arriba son por lo contrario muy contraindicados porque la presión sanguínea disminuye con el esfuerzo y el oxígeno puede faltarle tanto a la madre como al bebé.

Deportes que no practicar durante el embarazo

Practicar deporte durante los embarazos que no son complicados es un hábito muy saludable para mantener las rutinas y no descuidar el cuerpo. No obstante, es imprescindible conocer que hay deportes demasiado arriesgados y que no deben practicarse para evitar poner en peligro la gestación del bebé. Dentro de esta lista se encuentran los deportes de riesgo, los que requieran de mucho esfuerzo o en los que existan golpes, probables caídas o movimientos forzosos.

Si el embarazo ez complicado lo mejor es aparcar el deporte para despuésSi el embarazo ez complicado lo mejor es aparcar el deporte para después

Un ejemplo de deporte que no se debe practicar durante el embarazo es todo aquel que conlleve artes marciales, como el judo o el boxeo. De aquí quedan excluidos algunos como el taichí o similares que precisamente ayudan a manejar el control sobre el cuerpo y la mente. También están los deportes de equipo como el baloncesto, el fútbol u otros como el tenis. En definitiva se trata de evitar aquellos en los que hay riesgo de perjudicar al bebé, bien sea por los movimientos bruscos o los golpes que se puedan recibir.

Por otro lado están los ejercicios que requieren de gran esfuerzo, como el atletismo, o que tengan un impacto sobre el suelo pélvico y los que se practican bajo el agua dado que requieren la contención de la respiración, aunque la natación moderada es recomendada. Asimismo, es evidente que los deportes de alto riesgo como la escalada, el senderismo por terrenos complicados, el salto en paracaídas, los deportes de nieve y montaña, el parapente y el automovilismo deben tacharse de la lista de actividades que realizar durante el embarazo.

Consejos para la práctica de deportes durante el embarazo

Si el embarazo está siendo complicado es mejor no practicar ejercicios sin consultar antes al médico para que dictamine cuáles son los más recomendados para ti. El cuerpo de cada mujer es diferente y, por lo tanto, no todas van a sobrellevarlo de igual manera. Asimismo, si practicas alguna actividad y sientes alguna molestia, debes parar inmediatamente y no volver a repetirla, sino más bien buscar otras alternativas o ejercicios que trabajen la misma zona pero que no te resulten incómodos.

Debes hacer deportes que no aceleren el ritmo cardiacoDebes hacer deportes que no aceleren el ritmo cardiaco

Por otro lado, es imprescindible que controles el ritmo cardíaco y que no te falte la respiración para asegurar que tanto tú como el bebé contáis con el oxígeno suficiente. De lo contrario podrían surgir complicaciones, así como también pueden aparecer si no se calienta y se estira correctamente para enfriar el cuerpo. Es primordial para evitar lesiones como posibles contracturas o roturas, que son más probables de sufrir dada la pérdida de masa muscular que caracteriza a los periodos de gestación.

La práctica de ejercicio físico es muy recomendable durante los embarazos para mejorar la circulación sanguínea y, aunque haya actividades que no se deben realizar bajo ningún concepto, existen muchas otras opciones disponibles. Es mejor no tentar a la suerte e ir a los ejercicios seguros que sí están indicados para embarazadas, pues sin gran esfuerzo se consiguen buenos resultados y tienen la ventaja de que están destinados a trabajar a las zonas más perjudicadas por el embarazo sin riesgo de sufrir complicaciones.

Artículos recomendados