Menú
Pizza proteica: 3 recetas muy fáciles y deliciosas
Pizza proteica: 3 recetas muy fáciles y deliciosas
¡MUY RICO!

Pizza proteica: 3 recetas muy fáciles y deliciosas

Cuidar nuestra cuerpo haciendo una dieta saludable no es sinónimo de no comer rico. A continuación te enseñamos tres recetas sencillas para preparas pizzas deliciosas y muy sanas en tu casa.

Irmina Merino Vidal

Cuidar de nuestro cuerpo es una de las mejores maneras de asegurarnos de que vamos a gozar de una mejor salud. Esto implica hacer ejercicio de manera regular, evitar tomar bebidas alcohólicas y otros hábitos de vida (como fumar, dormir poco o mal) que puedan debilitar nuestro organismo y cuidar de nuestra alimentación. Cada vez somos más conscientes de lo importante que es no tomar alimentos sumamente procesados, con una gran cantidad de grasas saturadas y azúcares, puesto que pueden llevarnos a padecer enfermedades en el futuro tan graves como el colesterol o la diabetes.

Aquellos muy aficionados al deporte y a la vida sana, probablemente sepan que deberán tener una dieta distinta a la que tenían normalmente, ya que si quieren ganar definición en los músculos y perder grasa es importante que dejen de lado ciertos alimentos y coman aquellos con mayor cantidad proteica con tal de conseguir los resultados deseados. Sin embargo, esto no implica que su dieta vaya a ser aburrida o vayan a pasar hambre. Al contrario, con tal de que puedan sentirse saciados y tengan la fuerza necesaria para rendir adecuadamente en el gimnasio o mientras realizan deporte, deberán comer al menos cinco comidas al día y respetar las cantidades de proteínas adecuadas con tal de tener la energía que necesitan para hacer deporte y para afrontar el resto de su día.

Para ganar definición en los músculos es importante tener una dieta proteicaPara ganar definición en los músculos es importante tener una dieta proteica

Además de comer las veces que sea necesario, también deberán adaptar su dieta a estos ingredientes. Lejos de comer solamente verduras o pollo, las personas que quieren conseguir resultados con el deporte y buscan recetas altas en contenido proteico pueden probar con una que está muy de moda y que además tiene muchas variantes, por lo que podrán disfrutar de su sabor y también ser creativos en la cocina. Esta es, aunque pueda parecer mentira en una dieta, la pizza proteica. Este tipo de pizza no difiere mucho de la habitual, pero sí que está adecuada a la dieta de un deportista, por lo que tendrá menos grasas y le ayudará a cuidar su silueta y a conseguir sus objetivos con el deporte. Descubre cómo preparar tres recetas distintas de pizza proteica para que tu también puedas disfrutar de todo el sabor de una manera muy fácil y con un plato delicioso.

Para empezar: la base de la pizza

Normalmente las bases de las pizzas habituales están hechas con una masa muy parecida al pan. Esta es considerada carbohidratos y deberás comprobar que estés comiendo la cantidad adecuada para ti según la comida que sea (recuerda que cada persona tendrá unos gramos distintos para consumir durante el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda o la cena). Si no quieres pasarte de esta cantidad puedes hacerte tú mismo la masa en casa, controlando así también que no lleve conservantes ni colorantes, además de azúcares añadidos u otros ingredientes que tú no le pondrías.

Si hace tú mismo la masa, habrá que dejarla reposarSi hace tú mismo la masa, habrá que dejarla reposar

En el caso de que no quieras hacer la masa en casa, porque no creas que puedas hacerlo bien (aunque es mucho más sencillo de lo que podría parecer a simple vista), también tienes la opción de comprar la base de la pizza proteica en el mercado. En las diferentes tiendas especializadas en comida para deportistas podrás encontrar varias marcas para escoger la que más se adapten a ti según sus necesidades. Estas bases suelen estar ya listas para que le pongas los ingredientes que tú quieras encima y las metas directamente en el horno para hacerse. En el caso de que hagas tú mismo la masa deberás dejarla reposar adecuadamente, como diga la receta, darle la forma deseada y colocar los ingredientes seleccionados encima antes de meterla en el horno.

1 Pizza proteica de atún

La primera receta de pizza proteica que vamos a preparar va a ser con atún. Como no queremos añadirle salsas de tomate enlatadas, que contienen aceite, sal y azúcar, podemos preparar la salsa de tomate nosotros mismos en casa. Solamente deberemos coger un tomate o bien triturarlo o pasarlo por la batidora. Una vez consigamos una textura líquida o el tomate troceado en piezas bien pequeñitas procederemos a esparcirlo con una espátula o una cuchara de manera uniforme por toda la pizza proteica. No es necesario que pongas mucha cantidad, solamente con una fina capa será suficiente.

A la base de pan hay que añadirle una fina capa de tomate trituradoA la base de pan hay que añadirle una fina capa de tomate triturado

Encima procederemos a ponerle una lata de atún entera. Tanto si el atún está enlatado con agua o con aceite deberás escurrirlo bien, trocearlo en piezas bien pequeñitas y esparcirlo de manera uniforme por toda la pizza proteica, si quieres que todos los trozos tengan atún por igual. Además del atún podemos cortar un pimiento rojo o verde en trocitos pequeños y repartirlo por toda la superficie de la pizza. Encima coloca un poco de orégano y mete la pizza proteica en el horno hasta que esté en el punto deseado.

2 Pizza proteica de pollo

Otra de las recetas altas en proteínas para poder disfrutar de la pizza será aquella con pollo. Podemos realizar una salsa de tomate natural como la que hemos preparado para la pizza de atún y esparcirla bien por toda la base de la pizza proteica. Encima colocaremos unos filetes de pollo a la plancha que habremos cocinado previamente. Puedes haber cocinado el pollo con orégano u otras especias con tal de que tenga un poco más de sabor al añadirlo a la pizza.

Para la base, lo mejor es hacer una salsa de tomate naturalPara la base, lo mejor es hacer una salsa de tomate natural

Cortaremos estos trocitos de pollo a la plancha bien pequeño y los repartiremos de manera uniforme por toda la pizza proteica, para que puedas disfrutar del sabor del mismo en toda la base por igual. Entre estos trozos de pollo podemos poner unas cuantas hojas de albaca para terminar de darle un sabor especial a la pizza proteica y un chorrito de aceite por encima de la misma para que no quede tan seca. Una vez en el horno decidiremos cuándo creemos que la masa está bien hecha y tu pizza proteica está lista para comer.

3 Pizza proteica de jamón dulce y champiñones

Finalmente, otra receta deliciosa de pizza proteica será aquella con trocitos de jamón dulce cortado bien finito encima de la base de tomate natural y champiñones. A esta pizza proteica le podemos añadir un poco de queso 0% encima para terminar de dale un sabor especial y un poco de orégano como especia. Recuerda que puedes añadirle también aceitunas negras si te apetece o bien hacer diferentes tipos de masa, es decir, evitar aquellas de pan y utilizar verduras como la coliflor, las berenjenas o los calabacines y ponerle los mismos ingredientes que a las pizzas proteicas mencionadas encima, para disfrutar de todo el sabor pero con menos carbohidratos.

Artículos recomendados