Menú
Cómo saber que estoy forzando demasiado mis músculos
Cómo saber que estoy forzando demasiado mis músculos
DESCÚBRELO

Cómo saber que estoy forzando demasiado mis músculos

¿Piensas que estás entrenando demasiado? En este artículo te contamos cuales son los principales síntomas del sobreentrenamiento

BEKIA

Cuando llega la 'operación bikini' todos nos dejamos la piel en el gimnasio y nos esforzamos al máximo para lucir un cuerpo perfecto en verano. Sin embargo, nuestro cuerpo tiene unos límites que debemos respetar si no queremos terminar lesionados, lo que entorpecerá nuestro entrenamiento. El trabajo excesivo de los músculos, la falta de descanso y de recuperación pueden traernos fatales consecuencias físicas y psíquicas.

Síntomas de que estamos haciendo trabajar demasiado a nuestros músculos

Hay una serie de síntomas que nos indican que estamos forzando nuestro cuerpo demasiado:

Si tu resistencia disminuye es que estás entrenando demasiadoSi tu resistencia disminuye es que estás entrenando demasiado
 

  • Dificultad para realizar tu entrenamiento normal:Algunas personas entrenan hasta el fallo (no poder realizar más repeticiones de un ejercicio) y eso está bien si se hace de vez en cuando. Este artículo se refiere a la falta excesiva de fuerza para llevar a cabo rutinas que se llevan a cabo normalmente. Si estás cada vez más débil, te cuesta más realizar ejercicios lento y tu resistencia es cada vez menor aunque entrenes frecuentemente, es probable que estés entrenando demasiado.
  • Pérdida de masa muscular: En ocasiones, trabajar demasiado puede causar pérdida de masa muscular y deposición de grasa. Probablemente quemaremos más calorías que nunca, pero hay un desequilibro hormonal entre la testosterona y el cortisol. Generalmente, demasiado cortisol aumentará la resistencia a la insulina y la acumulación de grasa, especialmente alrededor del área abdominal.
  • El sobreentrenamiento puede provocar ansiedad, hiperexcitación y desconcentraciónEl sobreentrenamiento puede provocar ansiedad, hiperexcitación y desconcentración
     

  • Sobreentramiento anaeróbico: El sobreentrenamiento anaeróbico aumenta la actividad simpática en reposo. Los síntomas incluyen hiperexcitación, ansiedad e incapacidad para concentrarse (sobretodo en el rendimiento deportivo), incluso mientras se está en reposo o descansando.La falta de sueño es uno de los síntomas en atletas con sobreentrenamiento anaeróbico, la recuperación tarda más en realizarse y la frecuencia cardiaca en reposo se mantiene elevada. En resumen, el cuerpo está reaccionando a una situación crónicamente estresante elevando los niveles de estrés del sistema simpático.
  • Sobreentrenamiento de fuerza:El sobreentrenamiento de fuerza excesiva puede causar sobreentrenamiento parasimpático, que se caracteriza por la disminución de los niveles de testosterona, el aumento de los niveles de cortisol, fatiga debilitante (tanto física como mental) y en problemas para perder grasa corporal. Si te sientes cada vez más débil, más lento y tu resistencia se está deteriorando a pesar de que haces ejercicio regular, es probable que estés entrenando demasiado.
  • Si realizas ejercicio con demasiada intensidad, las lesiones serán más frecuentesSi realizas ejercicio con demasiada intensidad, las lesiones serán más frecuentes
     

  • Lesiones y dolores musculares:Uno de los motivos por el que los deportistas se lesionan es la sobrecarga o el uso excesivo de un músculo o articulación. Llevar a cabo movimientos repetitivos, que incluyen los mismos músculos y no descansan y se recuperan de manera correcta, puede ocasionar lesiones por sobrecarga. Cada vez que los músculos realizan un esfuerzo, se producen lesiones en las fibras y otras usan el glucógeno reservado. Debido a que cada vez son menos las fibras sanas que las que dan respuesta al esfuerzo físico, las probabilidades de sufrir una lesión si el ejercicio exige la misma intensidad para menos fibras, es mayor. La mejor forma de evitar esta situación es realizar cada día una actividad que implique músculos diferentes y descansar de manera correcta.
  • Sientes tu sistema inmunitario débil:Muchos factores pueden afectar a tu sistema inmunológico. El sobreentrenamiento también puede afectar el sistema inmune. Mientras que una rutina de ejercicio moderado de resistencia tiene un efecto beneficioso sobre las respuestas inmunológicas, un ejercicio más intenso y realmente agotador puede causar un efecto negativo. Un síntoma de sobreentrenamiento puede ser una menor resistencia a infecciones virales.
  • Si hacer ejercicio tiene un efecto negativo en tu estado de ánimo, estás sobreentrenandoSi hacer ejercicio tiene un efecto negativo en tu estado de ánimo, estás sobreentrenando
     

  • Estado depresivo o mal humor:Uno de los grandes beneficios del ejercicio es la sensación de bienestar después de entrenar. Tu mente está despejada, te sientes con energía, feliz y con un buen estado de ánimo. Pero, ¿Y si en lugar de sentirse enérgico y enriquecido después de una sesión de gimnasio, te sientes irritable y algo triste? Si estás teniendo un efecto negativo en tu estado de ánimo, es probablemente que padezcas el síndrome del sobreentrenamiento.

Cómo diferenciar el cansancio del entrenamiento excesivo

Debemos aprender a encontrar la diferenciar entre estar cansado y haber realizado un sobreentrenamiento. Todos hemos sentido, después de una dura sesión de pierna, que pasadas unas horas nos falta fuerza o tenemos algún dolor. Puede que un día nos levantemos realmente fatigados después de haber practicado el día anterior un deporte que no estamos acostumbrados a realizar. Pues bien, en estos casos, hablamos de una fatiga puntual, ya que a los pocos días desaparecerá y nuestro cuerpo volverá a poder realizar la actividad de siempre. Por el contrario, el sobreentrenamiento es una consecuencia de los malos hábitos y de realizar ejercicios sin ningún tipo de control y sin prestar atención a las señales que nuestro cuerpo emite hasta que es demasiado tarde.

Para evitar todo lo anterior, lo mejor es planificar el entrenamiento y marcar objetivos realistasPara evitar todo lo anterior, lo mejor es planificar el entrenamiento y marcar objetivos realistas
 

Para evitar agotar nuestros músculos, lo mejor que podemos hacer es planificar nuestro entrenamiento a consciencia y marcándonos objetivos realistas y a corto plazo. También es fundamental un reposo correcto y saber tomarse un descanso cuando el cuerpo nos lo pide.

Artículos recomendados