Menú
Diabetes gestacional: alimentos recomendados
Diabetes gestacional: alimentos recomendados
DESCÚBRELOS

Diabetes gestacional: alimentos recomendados

Durante el embarazo se puede desarrollar la diabetes gestacional, una enfermedad que normalmente desaparece tras el parto y que se puede controlar a través de una dieta sana y equilibrada.

Lucía Mejuto de Villar

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se manifiesta durante el embarazo y que puede afectar tanto a la madre como al hijo, por lo que es de vital importancia su detección precoz para así comenzar el tratamiento lo antes posible. La futura madre puede padecer esta diabetes, que normalmente surge en el tercer trimestre de embarazo, sin haber tenido ningún otro tipo de diabetes antes. Y es que una de las principales causas a la hora de desarrollar la enfermedad son los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, por lo que a todas las futuras madres se les practica la prueba pertinente para descartar que la puedan padecer.

Una de las principales causas a la hora de tener esta enfermedad son los cambios hormonalesUna de las principales causas a la hora de tener esta enfermedad son los cambios hormonales

En cuanto al grado de incidencia de esta patología, la diabetes gestacional suele afectar a un 9% de las embarazadas en España. A pesar de que cualquier mujer la puede padecer, lo cierto es que hay una serie de factores que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad, como es que la madre tenga una edad superior a los 35 años, haber sido diagnosticada con diabetes gestacional en algún embarazo anterior o tener sobrepeso. En caso de que la futura madre cumpla alguno de estos criterios, es muy conveniente que antes de quedarse embarazada acuda al médico para someterse a los tratamientos adecuados como un análisis de glucosa en sangre o el sometimiento a una dieta para adelgazar. De esta manera se podrán evitar correr riesgos innecesarios en un futuro.

Una dieta equilibrada, clave para controlar la enfermedad

En aquellos casos en los que se diagnostica la enfermedad, el tratamiento debe iniciarse cuanto antes para evitar cualquier tipo de complicación en la madre y en el niño. Este se basará, sobre todo, en un control de la alimentación. Para ello habrá que seguir una dieta sana y equilibrada que permita controlar los niveles de azúcar en sangre. También es muy importante que la paciente no aumente en más de 12 kg su peso, por lo que deberá vigilar la cantidad de calorías que consume diariamente y realizar ejercicio físico de forma habitual. Debe asegurarse de que en su alimentación están presentes todos los grupos de alimentos, desde los lácteos y proteicos hasta la fruta o la verdura. Por último, se deben evitar las comidas y bebidas que puedan contener niveles altos de hidratos de carbono como es el azúcar, el chocolate o la bollería.

Hay que vigilar la cantidad de calorías que se consume y realizar ejercicio físico de forma habitualHay que vigilar la cantidad de calorías que se consume y realizar ejercicio físico de forma habitual

Uno de los principales alimentos que se recomienda consumir a una embarazada con diabetes gestacional son los yogures desnatados, siendo la cantidad adecuada entre 1 y 2 al día. Estos se digieren rápidamente y con facilidad, siendo una gran fuente de calcio e imprescindibles a la hora de ayudar a mantener un estado óptimo de la flora intestinal. Los cereales integrales también son un alimento esencial en este tipo de dietas, ya sea en forma de copos de avena, germen de trigo, arroz integral o pasta de trigo sarraceno. Esto se debe a que los productos integrales no sólo aportan grandes niveles de fibra al organismo, sino que contienen hidratos de carbono de lenta absorción que permiten controlar los niveles de azúcar en sangre.

Frutas y verduras, los mejores aliados

Cuando se habla de una dieta sana y equilibrada muchas veces se la suele asociar con el consumo regular de frutas, hortalizas y verduras. Pero en el caso de las embarazadas diagnosticadas con diabetes gestacional, la necesidad de la presencia de estos alimentos en la dieta aumenta. Especialmente recomendables son las que tienen hojas verdes (espinacas, acelgas, lechuga...), ya que suministran grandes cantidades de minerales, vitaminas y otras sustancias beneficiosas para el organismo. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado en el caso de la calabaza y la zanahoria hervidas, ya que consumirlas en grandes cantidades puede provocar un aumento del nivel de glucosa en sangre.

Los frutos rojos ayudan a sustituir el azúcar en postresLos frutos rojos ayudan a sustituir el azúcar en postres

En cuanto al tipo de fruta, aunque todas son buenas se hace especial hincapié en el consumo de cítricos como la naranja, el limón o el pomelo. Esto se debe a que son alimentos ricos en vitamina C, imprescindible para reforzar el sistema inmunitario, así como en fibra y pigmentos naturales de efecto antioxidante. Los frutos rojos (fresas, frambuesas, cerezas, arándanos, grosellas, moras...) también son otra buena opción en estas circunstancias, ya que su toque dulce ayuda a sustituir el azúcar en postres. Eso sí, el consumo de fruta debe ceñirse a 2 o 3 veces al día por riesgo a que puedan provocar un aumento del azúcar en sangre.

En lo que se refiere al consumo de carne, se recomienda que ésta sea carne magra para que sus niveles de grasa sean lo más bajos posibles. Por eso lo mejor es optar por pollo sin piel, pavo, conejo o lomo de cerdo. Por otra parte, también se recomienda que se consuma pescado azul hasta 2 o 3 veces a la semana, sobre todo cocinado al vapor o a la plancha y acompañado por un poco de aceite de oliva y una ensalada con tomate. El atún, el salmón, la sardina o el boquerón son algunos tipos de pescado azul que se diferencian del blanco en que son altamente nutritivos y contienen grandes niveles de grasa saludable, hierro y vitaminas.

En lo que se refiere al consumo de carne, se recomienda que ésta sea carne magraEn lo que se refiere al consumo de carne, se recomienda que ésta sea carne magra

No olvidarse de la proteína y la grasa

El huevo es un alimento clave en el caso de la diabetes gestacional, sobre todo en el caso de la clara al ser una gran fuente de proteínas. Eso sí, se recomienda que su consumo sea en forma de huevo duro o pasado por agua, evitando hacerlos fritos por su exceso de aceite. Las grasas saludables también tienen que ser una constante en la dieta, un ingrediente que se puede encontrar en alimentos como el aceite de oliva o el aguacate. En este sentido también es importante el consumo regular de frutos secos como las nueces, almendras o avellanas que son perfectas para combinar con el yogur, los cereales o la fruta.

El huevo es un alimento clave en el caso de la diabetes gestacionalEl huevo es un alimento clave en el caso de la diabetes gestacional

En cuanto a los alimentos totalmente prohibidos para aquellas mujeres que padecen este tipo de diabetes durante el embarazo, entre ellos se encuentran todos aquellos productos que puedan llevar endulzantes como es el caso de la mermelada, el cacao en polvo o la fruta desecada, entre otros. También hay que evitar los refrescos y el alcohol, así como cualquier tipo de zumo y bollería casera o industrial.

Artículos recomendados