Menú
Cuánto engorda una pizza
Cuánto engorda una pizza
INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Cuánto engorda una pizza

Las pizzas menos saludables son las que llevan gran cantidad de quesos, carnes grasas y están elaboradas en fábricas industriales.

Verónica Serrano Sevilla

Una pizza cuatro quesos, margarita, barbacoa, con verduras... Las hay de mil tipos y sabores, de múltiples formas, masas y tamaños. Las pizzas son una de las comidas estrella no solo en la cultura mediterránea, sino alrededor de todo el mundo y es que tanto su fácil elaboración como su rico sabor consiguen ganarse todos los paladares. Sin embargo, la pizza no es una comida que deba ingerirse con demasiada frecuencia, especialmente si eres una de esas personas que se toman muy en consideración la adopción de hábitos saludables. Como ya conocerás, la pizza es una generosa fuente de carbohidratos y grasas, así como de azúcar en determinados casos, así que en este artículo vamos a ver cuáles son las opciones más equilibradas y cuánto engorda cada tipo aproximadamente.

Tipo de pizza según su método de elaboración

Existe una clave que nunca falla y es que, si lo que se busca es mantener la figura, es evidente que contra más saludable sea una pizza, menos engordará. Con esto nos referimos a la forma en que se ha elaborado y como siempre suele suceder, los alimentos procesados o elaborados de manera industrial son mucho menos recomendados que los hechas por ti misma. Vamos a ver las diferencias que existen entre los distintos tipos de pizza según su elaboración y su número de calorías:

Las pizzas se diferencian por su modo de elaboraciónLas pizzas se diferencian por su modo de elaboración
  • Pizzas congeladas: se trata de una opción ultraprocesada que se ha cocinado en una gran fábrica gracias a la actuación de máquinas que amasan y preparan la materia prima, así como después de haberle añadido los ingredientes las introducen en grandes hornos por unos 12 minutos. El punto de horno ha de ser exacto para que los ingredientes no se tuesten y el consumidor pueda completar el cocinado, preferiblemente en el horno de su casa. Se venden congeladas para su mejor conservación y están hechas con aditivos, conservantes, colorantes y potenciadores del sabor que afectan a la calidad del producto y que no son del todo saludables. El número de calorías para el caso de estas pizzas varía en función de los alimentos con que esté hecha, pero por cada 100 gramos oscilan entre las 225 y las 300 kilocalorías.
  • Pizzas para microondas: también conocidas como pizzas refrigeradas, su método de elaboración es similar al de las pizzas congeladas aunque en este caso se envasan al vacío para conservarlas en vez de mantenerlas a temperaturas bajo cero. Son poco saludables en el sentido de que llevan incorporados colorantes, aditivos, conservantes y demás elementos para su conservación, así como grandes cantidades de azúcar. Respecto al número de kilocalorías que suponen 100 gramos de pizza refrigerada, se sitúa también entre las 225 y las 300, dependiendo de su sabor.
  • Pizza casera: aquí tenemos que hacer de manera obligada una división entre las pizzas que nos venden en los locales o restaurantes dedicados a la elaboración de pizzas de aquellas pizzas que podemos hacer nosotras mismas. En el caso de las primeras, suelen ser definitivamente más sanas que los dos tipos anteriores porque no llevan tantas cantidades de conservantes necesarios para su conservación dado que van a ser consumidas al momento. Por otro lado, las pizzas que podemos elaborar nosotras, serán aún más equilibradas porque podemos regular las cantidades de los ingredientes que resultan menos saludables. No obstante, en ambos casos el resultado final de la pizza es excelente en sabor y calidad con respecto a las anteriores y el número de calorías es inferior. Por cada 100 gramos de pizza casera se consumen en torno a las 180-280 kilocalorías en función de los ingredientes y en las pizzas de elaboración propia podemos estar hablando de incluso menos calorías.

Factores que influyen en las calorías de la pizza

Otra de las claves en cuestión de kilocalorías para pizzas, además de su método de elaboración, están los ingredientes que incorpore. Cuanto más queso lleve una pizza, más engordará. Por ejemplo, 100 gramos de pizza cuatro quesos refrigerada está en las 280 kilocalorías, mientras que la vegetal se sitúa en las 150. Asimismo, las pizzas que llevan carnes grasas son opciones menos saludables porque sueltan aceite que supone materia grasa para nuestro organismo. Para ilustrar la diferencia de calorías, se puede comparar por ejemplo una pizza refrigerada que como topping incorpora pepperoni con otra que lleva jamón. Si bien la primera supone 300 kilocalorías por cada 100 gramos, la segunda está en las 220.

Los ingredientes que lleva una pizza marca sus kilocaloríasLos ingredientes que lleva una pizza marca sus kilocalorías

Otra de las grandes diferencias reside en la masa. La masa significa carbohidratos y fibra para nuestro organismo, y, consumida en exceso, será absorbida por el cuerpo y acumulada en forma de grasa. Por eso las pizzas más saludables son aquellas que llevan masa fina, pues la considerada masa gorda supone una mayor cantidad de alimento que excede las cantidades recomendadas. Además, conviene prestar atención a la nueva modalidad que incorpora queso en el interior de los bordes de la pizza y que, como es evidente, resultará mucho más calórica que la pizza tradicional.

La pizza, una bomba calórica

Ahora que conocemos la comparación entre los distintos niveles de pizza podemos apreciar que, efectivamente, este tipo de comida es un gran aporte de energía para nuestro cuerpo. Para encontrar las opciones más saludables conviene atender a aquellas que lleven menos cantidades de azúcar y sodio, así como las que se hagan con menos grasas trans, evitando también los altos niveles de sal y aceite de palma. El truco está en que la pizza esté elaborada con alimentos de calidad que no lleven conservantes y que como consecuencia terminen perjudicando nuestro organismo en mayores dosis.

Es recomendable que la pizza esté hecha con alimentos de calidad sin conservantesEs recomendable que la pizza esté hecha con alimentos de calidad sin conservantes

Para ello, la mejor opción es que cocinemos nosotras mismas la pizza que deseemos, lo cual no quiere decir que no engorden. Aunque siguen suponiendo un gran aporte de energía, son una opción mucho más saludable porque conocemos qué ingredientes vamos a añadir, pudiendo realizarlas con harina o cereales integrales para mejorar el tránsito intestinal, controlando las cantidades de queso y su calidad, incorporando vegetales de todo tipo para hacerla más equilibrada y sustituyendo o fusionando las carnes grasas por las más ligeras como son el pavo o pollo.

Artículos recomendados