Menú
Lubina: beneficios, propiedades y valor nutricional
Lubina: beneficios, propiedades y valor nutricional
FUENTE DE PROTEÍNAS

Lubina: beneficios, propiedades y valor nutricional

Perteneciente al grupo de los pescados blancos, la lubina es una gran fuente de proteínas y de Omega 3, ideales para el fortalecimiento y regeneración del organismo.

Verónica Serrano Sevilla

La lubina es considerada como uno de los mejores pescados blancos que más éxito tiene entre las comidas con productos de mar de la dieta española y mediterránea. Quizá sea así por su suave sabor, la ternura de su carne y especialmente por la menor cantidad de espinas que tiene respecto a otros. Estas características la hacen ideal para prepararla de múltiples formas, ya sea a la plancha, al horno o incluso empanada para hacer palitos de pescado como opción para los más pequeños de la casa. No obstante, lo fundamental es que la lubina es un pescado muy nutritivo y con muchos beneficios para el organismo, por lo que te contamos un poco más sobre este alimento tan bueno.

Propiedades de la lubina

La lubina se ubica dentro del grupo de los pescados blancos, es decir, de aquellos cuyo contenido graso es menor que los pertenecientes al grupo de los azules. Como tal, la lubina se considera un pescado semigraso puesto que aunque contiene ácidos grasos ricos en Omega 3, es al mismo tiempo una buena aportante de aminoácidos esenciales. La lubina es también un pescado altamente nutricional, además de ser considerado ideal en cualquier rutina alimentaria debido a su alto contenido proteico y mineral. Para que puedas hacerte una idea, unos 100 gramos de su carne cocinados a la plancha suponen solo 97 kilocalorías, siendo 18 de ellos pura proteína y en torno a un 5% grasa. Asimismo, es una gran fuente de calcio, potasio, sodio y de vitaminas A, B12, B9 y B3.

Es un pescado semigraso y altamente nutricional por su alto contenido proteico y mineralEs un pescado semigraso y altamente nutricional por su alto contenido proteico y mineral

Aunque se trata de una especie de temporada que es fácil de encontrar entre los meses de noviembre y marzo, en realidad la lubina se cría en piscipactorías. Por este motivo podrás comprarla durante todo el año, aunque lo más probable es que su precio sea más caro en los meses en que escasee. No obstante, las lubinas salvajes son reconocibles, pues su carne es más rosada que blanca y guarda mucho más sabor debido a su alimentación. Pero por lo general es un pescado suave y más fácil de comer que otros gracias a su mejor cantidad de espinas.

Beneficios de la lubina

Entre las ventajas que una ración de lubina aporta al organismo, las más importantes son las siguientes:

Favorece la digestión, aporta energía y es capaz de aumentar la memoriaFavorece la digestión, aporta energía y es capaz de aumentar la memoria
  • Aporta gran cantidad de minerales esenciales como son el potasio, el fósforo, el hierro, el sodio y el magnesio. Tanto el potasio como el magnesio son conocidos por ser una de las principales bazas de los deportistas al ser minerales que aportan energía al cuerpo. Más concretamente, el potasio contribuye a la buena comunicación entre sistema nervioso y músculos y funciona como antioxidante eliminando líquidos y sustancias residuales del cuerpo humano. El fósforo en su caso ayuda a fortalecer el esqueleto, favorece la digestión, aporta energía y es capaz de aumentar la memoria. Por otro lado, el hierro refuerza el sistema inmunológico, hace que nos sintamos con más energía y ayuda en la formación de glóbulos rojos y el sodio ayuda a controlar la presión sanguínea. Asimismo, el magnesio actúa aportando energía a las células y, entre otros, maneja el estrés y es beneficioso en casos de migrañas.
  • Además de proporcionarnos minerales, la lubina contiene muchas vitaminas, entre ellas las del grupo B que incluye las B1, B2, B3 y B12, muy importantes para el funcionamiento del sistema nervioso. Estas son características por transformar sustancias como el azúcar, proteínas, grasas o hidratos de carbono en energía y son muy importantes porque además de que su ausencia puede generar trastornos físicos como anemias, problemas hepáticos, renales o en las mucosas del organismo, son imprescindibles para la creación de determinadas hormonas.
  • La lubina es una gran fuente de proteínas que si se cocina de manera saludable se convierte en una de las carnes de pescados más magras. Este dato no es solo imprescindible para aquellas personas que quieran cuidar su alimentación sino que las proteínas son fundamentales para mantener la fuerza corporal. Estos compuestos de aminoácidos son los encargados de combinar otras sustancias dentro de nuestro organismo para generar otras más complejas y de esta forma convertirlo en más fuerte y resistente. Las proteínas contribuyen a mejorar el sistema inmunológico, son fuente de energía, transportan el oxígeno y el hierro y gracias a ellas nuestro cuerpo regenera las células y tejidos.
  • Este pescado proporciona altos niveles de ácidos grasos Omega 3, es decir, un tipo de ácidos considerados como esenciales porque el organismo humano es incapaz de generarlos. Por este motivo es tan importante su ingesta y es que son muy beneficiosos en el funcionamiento cardiovascular, actuando como antiinflamatorios, reductores de colesterol y otras grasas. Además, algunos estudios recientes han demostrado que el Omega 3 puede incluso ser beneficioso en enfermedades que afectan a las actividades cerebrales, como puede ser el Alzheimer.
Se puede cocinar a la plancha con una guarnición de verduras de acompañamientoSe puede cocinar a la plancha con una guarnición de verduras de acompañamiento

Recetas con lubina

A pesar de que la lubina al horno es uno de los platos más típicos que preparar por Navidades, esta comida tiene cabida en cualquier época del año. Precisamente la manera más común de prepararla es al horno y es que no solo contribuye a hacer la receta más saludable, sino que de esta manera además puedes tener listo tu plato de pescado en 40 minutos. Lo óptimo es preparar la lubina con verduras o patatas, también cocinadas al horno, y dejar que la mezcla de los alimentos cree una combinación de sabores exquisita.

Otras formas de preparar este pescado es en salsa, como por ejemplo de almendras, aunque le puede ir bien cualquier creación. También puedes cocinarla a la plancha, con una guarnición de acompañamiento que termine el plato. Por ejemplo, una buena idea puede ser lubina con guisantes. Y si lo deseas puedes prepararla rebozada dado que la jugosidad de su carne entra en juego con el crujiente del empane y es todo un éxito. Sea como sea, la lubina es un pescado versátil y muy fácil de comer, así que ya no hay excusas para no tomarla y menos conociendo la gran lista de propiedades y beneficios que es capaz de proporcionarnos.

Artículos recomendados